Foro Adventista - abc Mujer Adventista
Saludos queridos visitantes, te damos la bienvenida a este foro,abordamos temas que no estan disponibles en otros sitios adventistas pero que consideramos de interes,por ahora tenemos nuestros foros y subforos visibles solo para usuarios registrados, sugerimos registrarte para poder acceder a la informacion y recursos,Dios les guarde

CITAS SELECTAS SOBRE EL CONTROL DE LAS EMOCIONES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CITAS SELECTAS SOBRE EL CONTROL DE LAS EMOCIONES

Mensaje por HECTOR JAVIER el Jue Ene 14, 2010 4:51 pm

CITAS SELECTAS SOBRE EL CONTROL DE LAS EMOCIONES




"Nos regocijamos en esperanza, no en sentimiento. En la esperanza de la gloria de Dios sabemos que la tribulación produce paciencia y la prueba esperanza. ¿Qué significa esto? Si no nos sentimos como quisiéramos, ¿hemos de manifestar impaciencia, hablando aquellas palabras que muestran que tenemos los atributos de Satanás? No podemos permitirnos el lujo de hablar una palabra dura o despectiva de bondad, pues estamos de pie a la vista de las inteligencias celestiales y estamos peleando la batalla mientras todo el universo celestial nos está observando. ¡Y cómo contristamos el corazón de Dios cuando lo negamos de manera alguna! Las marcas de la crucifixión en las manos de Jesús muestran que él nos ha esculpido en las palmas de sus manos". Manuscrito 16, 1894.

"No podéis controlar vuestros impulsos, vuestras emociones, como quisierais, pero podéis controlar la voluntad, y podéis efectuar un cambio completo en vuestra vida. Al ceder vuestra voluntad a Cristo, vuestra vida estará escondida con Cristo en Dios y aliada al poder que está por encima de todo principado y potestad. Tendréis fuerza de Dios que os sostendrá asidos a su fortaleza; y una nueva luz, nada menos que la luz de la fe viviente, será posible para vosotros... Habrá en vosotros un poder, un ahínco, y una sencillez que harán de vosotros instrumentos pulidos en las manos de Dios". Testimonios, vol. 5 págs. 514-515.

"Podéis ser alegres si ponéis aún vuestros pensamientos bajo sujeción a la voluntad de Cristo. No debéis demorar, sino investigar estrechamente vuestro corazón y diariamente morir al yo.
Podéis preguntar: ¿cómo puedo dominar mis propias emociones y controlar mis emociones íntimas?
Muchos que no profesan el amor de Dios ejercen control sobre su espíritu en medida considerable sin la ayuda de la gracia especial de Dios. Cultivan el dominio propio. Esto es, por cierto, un reproche a aquellos que saben que de Dios pueden obtener fuerza y gracia y que, sin embargo, no manifiestan las gracias del espíritu. Cristo es nuestro modelo. Él fue manso y humilde de corazón. Aprended de él e imitad su ejemplo. El hijo de Dios no tuvo falta alguna. Debemos procurar esta perfección y vencer como Él venció si hemos de tener un sitio a su mano derecha". Testimonies, vol. 3, pág. 336.

"Cuando el Espíritu de Dios toma posesión del corazón, transforma la vida. Los pensamientos pecaminosos son puestos a un lado, las malas acciones son abandonadas; el amor, la humildad y la paz toman el lugar de la ira, la envidia y las contiendas. El gozo toma el lugar de la tristeza, y el semblante refleja el gozo del cielo. Nadie ve la mano que alza la carga o contempla la luz que desciende d las cortes celestiales. La bendición viene cuando por fe el alma se somete a Dios. Entonces ese poder que ningún ojo humano puede ser crea un nuevo ser a la imagen de Dios". Review & Herald, 19 de noviembre, 1908.

"Sin la fe es imposible agradar a Dios. Podemos tener la salvación de dios en nuestras familias, pero debemos creer para obtenerla, vivir por ella y ejercer de continuo fe y confianza permanente en Dios. Debemos subyugar el genio violento, y dominar nuestras palabras; así obtendremos grandes victorias. A menos que dominemos nuestras palabras y genio, somos esclavos de Satanás, y estamos sujetos a él como cautivos suyos. Cada palabra discordante, desagradable, impaciente o malhumorada, es una ofrenda presentada a su majestad satánica. Y es una ofrenda costosa, más costosa que cualquier sacrificio que podamos hacer para Dios; porque destruye la paz y felicidad de familias enteras, destruye la salud, y puede hacernos perder finalmente una vida eterna de felicidad.
La Palabra de Dios nos impone restricción para nuestro propio interés. Aumenta la felicidad de nuestras familias y de cuantos nos rodean. Refina nuestro gusto, santifica nuestro criterio y nos reporta paz mental, y al fin, la vida eterna. Bajo esta restricción santa, creceremos en gracia y humildad, y nos resultará fácil hablar lo recto. El carácter natural, apasionado, será mantenido en sujeción. El Salvador, al morar en nosotros, nos fortalecerá a cada hora. Los ángeles ministradores permanecerán en nuestras moradas, y con gozo llevarán al cielo las nuevas de nuestro progreso en la vida divina, y el ángel registrador tendrá para anotar un informe alegre y feliz". Joyas de los Testimonios, tomo 1, pág. 109.

"Es cierto que hay una indignación justificable, aun en los seguidores de Cristo. Cuando vemos que Dios es deshonrado y su servicio puesto en oprobio, cuando vemos al inocente oprimido, una justa indignación conmueve el alma. Un enojo tal, nacido de una moral sensible, no es pecado. Pero los que por cualquier supuesta provocación se sienten libres para ceder a la ira o al resentimiento, están abriendo el corazón a Satanás. La amargura y animosidad deben ser desterradas del alma si queremos estar en armonía con el cielo". El Deseado de Todas las Gentes, pág. 277.

"Muchos miran a las cosas en su lado más oscuro; magnifican sus supuestos agravios, acarician su ira, y están llenos de sentimientos vengativos y de odio, cuando en realidad no tienen causa real para tales sentimientos... Resistid estos sentimientos erróneos, y experimentaréis un gran cambio en vuestra relación con vuestros semejantes". The Youth's Instructor, 10 de noviembre, 1886.

"Cuanto daño producen en el círculo familiar las palabras impacientes, pues una expresión de impaciencia de parte de uno de los miembros induce a otro a contestar de la misma manera y con el mismo espíritu. Luego vienen las palabras de represalias, y las de justificación propia, con las que se fragua un yugo pesado y amargo para vuestra cerviz; porque todas estas palabras acerbas volverán a vuestra alma en funesta cosecha". El Hogar Cristiano, pág. 398, 399.

"Ha surgido gente sin dominio propio; no ha puesto freno a su genio ni a su lengua; y algunos de los tales pretenden ser seguidores de Cristo, pero no lo son. Jesús no les dio tal ejemplo... algunos son nerviosos, y si comienzan a perder el dominio propio en palabra o en genio ante la provocación, se intoxican tanto con la ira como el ebrio con su licor. Son irrazonables y no es fácil persuadirlos o convencerlos. No están sanos; momentáneamente Satanás los domina en forma plena. Cada una de estas manifestaciones de ira debilita el sistema nervioso y las facultades morales, y hace más difícil el dominio de la pasión frente a otra provocación.
Para esta gente hay sólo un remedio: un dominio propio positivo en toda circunstancia. El esfuerzo tendiente a colocarse en lugares favorables, donde la voluntad propia no sea molestada, puede tener éxito por un tiempo; pero Satanás sabe dónde encontrar a esas pobres almas, y las atacará en sus puntos débiles una y otra vez. Se sentirán continuamente perturbados mientras sigan pensando en sí mismas. Levan la carga más pesada que pueda llevar un mortal, a saber, el yo no santificado ni subyugado. Pero hay esperanza para ellos. Poned esta vida, tan tormentosa debido a sus conflictos y dificultades, en relación con Cristo, y el yo no pretenderá más tener la supremacía". Hijos e Hijas de Dios, pág. 144.

"La vida es disciplinaria. Mientras está en el mundo, el cristiano encontrará provocaciones que probarán su genio; y es haciendo frente a éstas en el espíritu correcto que se desarrollan las gracias cristianas. Si las injurias y los insultos son sobrellevados con mansedumbre, si se responde a las palabras insultantes con palabras suaves, y a los actos opresivos con bondad, esto es evidencia de que el Espíritu de Cristo mora en el corazón.
La norma que debemos procurar es elevada, si hemos de ser hijos de Dios puros, santos y sin contaminación. ¿Cómo habríamos de alcanzar esta norma si no hubiera dificultades que confrontar, obstáculos que superar, cosas que desarrollen nuestra paciencia y resistencia? Las pruebas no son las bendiciones más pequeñas que nos llegan. Son designadas para vigorizarnos en nuestra determinación de triunfar. En vez de permitirles estorbarnos, oprimirnos y destruirnos, debemos usarlas como los medios de Dios para habilitarnos en ganar la victoria sobre el yo.
En la vida diaria a menudo entramos en contacto con aquellos que están llenos de asperezas. Al tratar con los tales, se nos ordena, 'deteneos y regocijaos'. No habléis una palabra en respuesta a la expresión provocadora. Si los labios se abren para hablar en vindicación del yo, fluirá un torrente de palabra. Manteneos en silencio. Esta es la mejor manera de ganar la victoria.
Las palabras pronunciadas en respuesta a aquellos que están airados, generalmente actúan como un látigo, azotando el genio hasta la furia en vez de apaciguarlo. Se pierden grandes bendiciones por causa de las palabras apresuradas. Aprendemos lecciones de dominio propio. Los sentimientos airados mueren muy pronto si se les hace frente con silencio. El silencio es elocuencia, y pone la vergüenza en el que está lleno de ira. Podemos mortificar a Satanás al guardar la lengua con toda diligencia.
El apóstol Pablo declara: 'Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo'. Aquellos que no tienen esta paz son propensos a ser irritables. El que manifiesta un espíritu malhumorado y regañón puede bien hacerse la pregunta, ¿soy yo un cristiano? Mientras se irrite y regañe, no es un cristiano y está ejerciendo una influencia que hace un gran daño. Vistámonos de Cristo: seamos como Cristo en toda palabra y acto; vivamos de tal modo que los demás puedan ver la diferencia entre la disposición de un cristiano y la disposición de quien no pretende ser un seguidor de Jesús.
Padres y madres, estéis en vuestro hogar o en otra parte, no es nunca correcto que habléis una palabra irrespetuosa el uno al otro. Si sois hostigados, decid firmemente a vosotros mismos: 'Esto es de Satanás. Él desea que yo imite sus palabras y comunique su espíritu; pero esto no lo haré'. Proponeos hablar con amor; cultivad paciencia, resignación, cortesía y delicadeza al tratar el uno con el otro. ¿Por qué? Porque sois cristianos; porque os estáis preparando para la sociedad de los ángeles celestiales, para un hogar en el reino de gloria, donde nunca se hablan palabras duras, desprovistas de bondad e impacientes...
Así como Satanás fracasó completamente en su intento por hacer pecar a Cristo, así mismo fracasará en vencernos si nosotros actuamos con sensatez. Resolvamos firmemente que cuando el enemigo nos tiende a hablar apresuradamente, haciéndonos sentir que se nos trata de injustamente o que no se nos comprende, no abriremos nuestros labios. Si hablamos una sola palabra, el enemigo estaría casi seguro de ganar la victoria. Debemos aprender la lección del silencio. Con lenguas refrenadas, podemos ser victoriosos en cada prueba de paciencia por la cual somos llamados a pasar". Signs of the Times, 18 de febrero, 1903.

"En la vida diaria tropezará con sorpresas repentinas, chascos y tentaciones. ¿Qué dice la palabra? 'Resistid al diablo', confiando firmemente en Dios, 'y de vosotros huirá'. 'Echen mano de mi fortaleza, y hagan paz conmigo. ¡Sí, que hagan paz conmigo!' Mire a Jesús en todo momento y lugar, elevando una oración silenciosa y con corazón sincero para que pueda saber cómo hacer su voluntad. Entonces, cuando venga el enemigo como avenida de aguas, el Espíritu del Señor levantará bandera en favor de usted contra ese enemigo. Cuando esté a punto de ceder, de perder la paciencia y el dominio propio y manifestar un espíritu duro y condenatorio, dispuesto a censurar y a resistir la tentación, a desechar de mi corazón toda amargura, ira y maledicencia! Dame tu mansedumbre, tu humildad, tu longanimidad y tu amor. No me dejes deshonrar a mi Redentor, ni interpretar mal las palabras y los motivos de mi esposa, de mis hijos y de mis hermanos y hermanas en la fe. Ayúdanos a ser bondadosos, comprensivos, de corazón tierno y perdonador. Ayúdame a ser verdadero vinculador de mi hogar y a representar el carácter de Cristo ante los demás'". El Hogar Cristiano, pág. 191.

"¿Por qué medio refrenará el joven sus propensiones perniciosas, y desarrollará lo que es noble y bueno en su carácter? La voluntad, el intelecto y las emociones, cuando son controlados por el poder de la religión, serán transformados. 'Si pues coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios'. Aquí hay un principio que ha de servir de fundamento para todo acto, pensamiento y motivo si el ser entero está bajo el control de la voluntad de Dios.
La voz y las pasiones deben ser crucificadas. 'Todo lo puedo en Cristo que me fortalece'. La voluntad, los apetitos y las pasiones clamarán para ser gratificados, pero Dios ha implantado en vosotros deseos de propósitos elevados y santos, y no es necesario que estos sean envilecidos. Estos son degradados solo cuando nos negamos a someternos al control de la razón y la conciencia. Hemos de refrenar nuestras pasiones y negar el yo.
La mente no santificada deja de recibir la fortaleza y el solaz que dios ha provisto para todos aquellos que vienen a él. Hay un deseo inquietante y abrazador por algo nuevo para gratificar, complacer y hechizar la mente, y esta indulgencia es llamada Placer. Satanás tiene encantos seductores con que envolver el interés y excitar la imaginación de la juventud y asegurarla en sus trampas. No edifiquéis vuestro carácter sobre la arena". Manuscrito 59, pág. 15.

"Estamos formando caracteres para el cielo. Ningún carácter puede ser completo sin pruebas y sufrimiento. Debemos ser probados y examinados. Cristo soportó la prueba del carácter en nuestro favor para que nosotros podamos soportar esta prueba en nuestro propio favor a través de la fuerza divina que él nos ha traído. Cristo es nuestro ejemplo en paciencia, en abstinencia, en mansedumbre y humildad. Él disentía y guerreaba contra todo el mundo impío, sin embargo, no dio lugar a la pasión y la violencia que se manifiestan en palabra y acciones, aunque recibió abuso vergonzoso a cambio de sus buenas obras. Fue afligido, rechazado y tratado con malicia, sin embargo, no se desquitó. Poseía dominio propio, dignidad y majestad. Sufrió con serenidad, y por abuso dio sólo compasión, piedad y amor.
Imita a tu Redentor en estas cosas. No te alteres cuando las cosas salen mal. No dejes que el yo se levante, y pierdas el dominio propio porque te imaginas que las cosas no son como debieran ser. El que otros obren mal no es excusa para que tú obres mal. Dos males no hacen un bien. Tienes victorias que ganar para que puedas vencer así como Cristo venció.
Cristo nunca murmuró, nunca manifestó descontento, enojado o desesperado. Él era paciente, sereno, y tenía dominio propio bajo las circunstancias más agitadas y difíciles. Todas sus obras fueron hechas con dignidad y tranquilidad, sin importar la conmoción que hubiera a su alrededor. El aplauso no lo engreía, no temía las amenazas de sus enemigos. Se movía en medio de un mundo de agitación, violencia y crimen, como el sol se mueve sobre las nubes. Se mantenía por encima de las pasiones, emociones y tribulaciones humanas. Navegaba como el sol sobre todo ello. Sin embargo, no era indiferente a las aflicciones de los hombres. Su corazón se conmovía siempre con los sufrimientos y necesidades de sus hermanos, como si Él mismo fuera el afligido. Tenía un tranquilo gozo interior, una paz que era serena. Su voluntad siempre estaba supeditada a la voluntad de Su Padre. 'No se haga mi voluntad sino la tuya', se oyó de sus labios pálidos y temblorosos.
Oramos y deseamos que la gracia de Dios entre en tu corazón. Queremos que hagas una entrega completa a Dios... Que Dios te ayude a caminar con humildad y cuidado es nuestra oración". Carta 51a, 1874. El Deseado de Todas las Gentes, pág.

HECTOR JAVIER
Webmaster

Cantidad de envíos : 1281
Gracias : 5957
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/02/2009
Edad : 44
Localización : Pereira colombia

Ver perfil de usuario http://bibliadeestudioadventista.es.tl

Volver arriba Ir abajo

Re: CITAS SELECTAS SOBRE EL CONTROL DE LAS EMOCIONES

Mensaje por bunnyvanbee el Vie Ago 27, 2010 10:17 pm

DEBEMOS TENER CUIDADO CON LAS EMOCIONES Y SER PRUDENTES Y SABER CONTROLARNOS ANTE LAS DIRENTES SITUACIONES POR QUE DE LO QUE HAGAMOS SOMOS RESPONSABLES Y DE COMO RESPONDAMOS A TODAS LAS COSAS ESO DE LAS EMOCIONES ES IMPORTANTE POR QUE SOMOS HIJOS DE DIOS Y DEBEMOS SER HIJOS CONSAGRADOS EN TODO SENTIDO Y GLORIFICARLO SOLO A EL.

bunnyvanbee

Cantidad de envíos : 4
Gracias : 2293
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CITAS SELECTAS SOBRE EL CONTROL DE LAS EMOCIONES

Mensaje por bunnyvanbee el Vie Ago 27, 2010 10:17 pm

QUE SE PUEDE HACER CUANDO UNA PERSONA ES NEGATIVA EN TODO SENTIDO
NECESITO SU OPINION.

bunnyvanbee

Cantidad de envíos : 4
Gracias : 2293
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CITAS SELECTAS SOBRE EL CONTROL DE LAS EMOCIONES

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:36 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.