Foro Adventista - abc Mujer Adventista
Saludos queridos visitantes, te damos la bienvenida a este foro,abordamos temas que no estan disponibles en otros sitios adventistas pero que consideramos de interes,por ahora tenemos nuestros foros y subforos visibles solo para usuarios registrados, sugerimos registrarte para poder acceder a la informacion y recursos,Dios les guarde

La Adolescencia y la Independencia.-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Adolescencia y la Independencia.-

Mensaje por LAURACAROLINA el Dom Oct 16, 2011 2:02 am

La Adolescencia y la Independencia.-

Con frecuencia la realidad más difícil para los padres de adolescentes es el darse cuenta que lo que está ocurriendo a nivel del adolescente es en gran medida el resultado de la educación paterna pretérita du-rante los años formativos del niño.
Frecuentemente lo que parecía meramente idiosincrasias menores durante los primeros años de la niñez se desarrolla en características molestas e inclusive en desórdenes emocionales en la adolescencia, y demasiado tarde los padres tratan de invertir los resultados de una pobre educación de hogar en años anteriores. Al contrario, una cuidadosa y bien equilibrada relación entre los padres y el niño durante la infancia y niñez es la mayor seguridad contra el desarrollo de serios problemas en la adolescencia. No obstante, los padres que han sido menos que apropiados durante los primeros años de su hijo pueden llegar aun a cosechar algunos beneficios mediante una relación más responsable con el niño en la ado-lescencia, aunque la tarea es mucho más difícil y los resultados con frecuencia menores.
No hay, sin embargo, ninguna razón para no hacer todo esfuerzo posible. Todos los grandes cambios de periodo son especialmente críticos para la salud mental, y ciertamente la adolescencia con su metamor-fosis de la niñez a la edad “adulta” es un periodo sumamente crítico en términos de salud mental. No es extraño que los desórdenes emocionales se vuelvan aparentes durante los años de la adolescencia. Este hecho es especialmente verídico con manifestaciones psicóticas tales como la esquizofrenia.
La adolescencia es un periodo de frecuente vacilación entre la conducta infantil y una más madura; por lo tanto, mientras el niño busca encontrar su propia identidad e independencia, ocurren muchas frustra-ciones y presiones. Especialmente en la sofisticada sociedad occidental, la adolescencia tiende a pro-longarse. A menudo se dice que comienza con un cambio fisiológico que involucra la pubertad y ter-mina con un desarrollo psicológico caracterizado por el logro de madurez emocional y social. Es durante este periodo que la juventud trata de desligarse de la dependencia de la niñez. Para muchos jóvenes esta creciente madurez trae muchos problemas y frustraciones. Las frustraciones frecuentemente están relacionadas con el conflicto entre el sistema de valores paternales y la del grupo social del adolescente. El adolescente es a menudo colocado en una situación de conflicto, donde el responder a la presión de su grupo social es atraer la desaprobación de los padres. Extrañamente responder a los valores y deseos paternos a menudo lo aleja más de su grupo social. Los padres necesitan ejercitar mucho cuidado en ayudarle al niño y al adolescente a tomar sabias decisiones en escoger sus amistades. Las amistades afectan tanto la reputación como el carácter. Los hábitos y motivos crecerán para parecerse a aquellos de las amistades, aunque parezcan ampliamente separados al principio. Casi inevitablemente, es el compañero con el carácter más pobre quien influencia a aquel cuyo carácter originalmente era más noble.
Hasta cierto grado considerable, una sabia guía paterna habrá conducido al desarrollo de las habilidades de independencia y toma de decisiones previa a la adolescencia. Los padres que han inculcado bases sólidas para la toma de decisiones en el niño usualmente descubrirán que el adolescente logrará más efectivamente la transición hacia la independencia de la vida adulta con menos dificultad. Es usualmen-te pensado que el comienzo de la independencia llega cuando el infante es capaz por primera vez de trasladarse de un lugar a otro durante su etapa de gateo. Esta independencia se aumenta con su habili-dad para caminar y posteriormente a correr, y sin lugar a dudas es aumentado grandemente con el desa-rrollo de más y más formas sofisticadas de comunicación. La habilidad en huir de los padres o decir NO es la flexión inicial de la independencia del niño.
Esto a veces puede llevarse a cabo en forma de juego, pero eventualmente formará una parte integral de la habilidad para decidir independientemente sobre diversos asuntos. Para cuando el niño abandona el hogar bien sea para la guardería, o escuela primaria, esta independencia aumenta hasta cierto punto aunque frecuentemente es colocado en otro ambiente donde, aunque no sea directamente responsable hacia sus padres, sí es responsable ante otro adulto. De manera que usualmente es durante la adolescen-cia que obtiene su primera oportunidad real para tomar decisiones totalmente independientes de sus pa-dres.
Hay muchos factores aun en la adolescencia que tienden a aumentar su independencia; por ejemplo, la posesión de un carro, la habilidad para obtener su propio ingreso, y la habilidad para estar en compañía de otros sin supervisión. Todos estos factores tienden a aumentar la independencia, pero también colo-can una gran responsabilidad sobre el joven, que hasta ahora él no había experimentado. Desafortuna-damente, muchos jóvenes no han sido preparados para semejante responsabilidad, y tienden a ceder casi inconscientemente a la presión de grupo.
Es por esta misma razón que una preparación fuerte y temprana así como la educación son tan críticos. Esta verdad fue ciertamente reconocida por Salomón: “Adiestra al niño en el camino que debe seguir, aunque sea anciano, no se apartará de él”. Proverbios 22:6.
Por medio de Moisés, Dios expresó el mismo concepto cuando, después de la entrega de los Diez Man-damientos, él advirtió a los hijos de Israel: “Las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando estés en casa o cuando vayas por el camino, al acostarte y al levantarte”. Deuteronomio 6:7.
Trágicamente, la pobre educación de los infantes y niños conduce a la rebelión e insubordinación cuan-do surge la oportunidad de independencia.
La correcta y efectiva educación de los niños es la más certera seguridad contra un errado patrón de vi-da cuando llegan a los años de independencia. No quiere decir que los hijos de padres que los han edu-cado sabiamente durante sus años formativos no tendrán problemas de ajuste a la adolescencia. Tan complejas y difíciles son las decisiones de la juventud actual que se puede esperar que la mayoría, aun de los mejores hogares, tendrán dificultades. Se debe aseverar adicionalmente, sin embargo, que
habrá una mayor probabilidad que dichos jóvenes eventualmente se ajustarán adecuadamente y tomarán decisiones seguras y fuertes, si el ambiente del hogar ha sido seguro y coherente durante sus primeros años de vida.
Con frecuencia ha sido un choque para los padres prudentes ver a sus hijos, quienes han sido aparente-mente bien ajustados en sus años formativos, repentinamente mostrando signos de inadaptabilidad o in-clusive rebelión en los primeros años de adolescencia. Sin embargo, el mismo manejo firme pero cari-ñoso de los años anteriores, mantenido a través de estos años difíciles, usualmente producirá resultados sólidos y satisfactorios. Es importante para los padres no entrar en pánico, ni sentir que todo se ha per-dido cuando sus hijos adolescentes toman unas decisiones pobres. Por otra parte, los mismos principios y normas guiadoras de la vida deberían ser conservados por los padres en un esfuerzo por ayudar a sus jóvenes para adquirir la seguridad en saber lo que es correcto y mejor. Los padres deben permanecer dispuestos para responder a las necesidades de sus jóvenes. El adolescente que todavía se siente seguro para buscar el consejo de sus padres refleja el resultado de una crianza inteligente. Quizás no exista mayor cumplido para un padre. No se logra nada mediante compromiso o vacilación de parte de los pa-dres, y mucho se pierde por los padres quienes, en su incapacidad para adaptarse a la confusión de la adolescencia, recurren al compromiso en la esperanza que de alguna manera conservarán el afecto de sus hijos.
Es de ayuda reforzar con comentarios positivos las decisiones y acciones correctas de los adolescentes y ayudarle al adolescente a tratar de tomar decisiones coherentes con los altos propósitos cristianos. Es durante los años de la adolescencia que se desarrolla la mayor parte de nuestro sistema de valores.
Creencias, actitudes, prejuicios, parcialidades y los estilos de vida se vuelven más fijos durante este pe-riodo. Muchos conflictos pueden surgir cuando los adolescentes escogen actitudes y creencias que var-ían significativamente de aquellas de sus padres. También puede surgir considerable conflicto emocional en la mente del adolescente y puede conducir a formas de conducta irracional o apresurada. Fre-cuentemente hay mayor estabilidad emocional cuando el estilo de vida escogido por el adolescente es similar al de los padres, que cuando este difiere ostensiblemente. Naturalmente, en una época donde es más probable que en generaciones anteriores que el estilo de vida del adolescente esté en contraste con el de los padres, no es sorprendente que existan muchas crisis emocionales. Los padres deberían evitar cuidadosamente armar una crisis sobre diferencias que no sean de naturaleza moral.
Toda su sabiduría y energía serán requeridas para enfrentarse a aquellas situaciones que puedan tener una base moral.
Otra área de preocupación durante los años de la adolescencia es el asunto de los símbolos de status. A fin de satisfacer sus ambiciones de ser adultos y por evitar el status de niños los adolescentes casi uni-versalmente tratan de reforzarse a sí mismos con los símbolos de status del adulto. Los símbolos de sta-tus pueden involucrar cualquier cosa característica del patrón de vida del adulto. Estos patrones pueden abarcar distintivos estilos de vestir, el uso de maquillaje y joyas (especialmente para las muchachas), fumar, consumo de alcohol, independencia financiera, automóviles y relaciones sentimentales. Si bien no todos los símbolos de status son indeseables, muchos están en oposición a los principios morales y de salud. Básicamente, la presión sobre los adolescentes es a conformarse a los patrones de la sociedad en general. Por lo tanto, la creciente madurez del adolescente debería ser reconocida por los padres, maestros, y la iglesia. Una mayor responsabilidad en reconocimiento a esta madurez permite símbolos de status apropiados que ayudarán, en vez de reducir el desarrollo espiritual, emocional, y físico del adolescente. Tal responsabilidad tiene el máximo efecto si es apropiada a los intereses y necesidades del joven. Éste periodo provee una inusual buena oportunidad para educar a los jóvenes a servir en todas las ramas y actividades de la vida de la iglesia. También brinda la oportunidad para desarrollar relaciones en la cuales el adolescente siente que está siendo tratado como un adulto y en las cuales considera que sus contribuciones son consideradas con aprecio.
Los adolescentes entrelazan los años formativos de la niñez con los años de responsabilidad de la vida adulta. Pronto al joven de hoy se le pedirá asumir las responsabilidades del mañana. Existen evidencias en la sociedad contemporánea que las dificultades y complejidades de la era moderna han reducido os-tensiblemente la efectividad de la guía paterna. El éxito de la unidad familiar, el fundamento mismo de la sociedad, frecuentemente está en entredicho. Si ha de haber una regresión significativa a esta tenden-cia, el papel de los padres debe ser cuidadosamente cumplido. Dios ha prometido su sabiduría a todos aquellos que le siguen sinceramente. Se requiere de esta sabiduría quizás como en ninguna otra época de la historia.

_________________
Visita un sitio con un gran contenido solo haz click en la imagen

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

avatar
LAURACAROLINA
Webmaster

Cantidad de envíos : 789
Gracias : 5195
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/09/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.