Foro Adventista - abc Mujer Adventista
Saludos queridos visitantes, te damos la bienvenida a este foro,abordamos temas que no estan disponibles en otros sitios adventistas pero que consideramos de interes,por ahora tenemos nuestros foros y subforos visibles solo para usuarios registrados, sugerimos registrarte para poder acceder a la informacion y recursos,Dios les guarde

Control Mental e Hipnosis

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Control Mental e Hipnosis

Mensaje por LAURACAROLINA el Dom Oct 16, 2011 12:34 am

Control Mental e Hipnosis

La hipnosis tuvo su fundamento moderno en la investigación y los escritos de Antón Mesmer (1734—1815), el místico y médico austriaco. Después de estudiar teología y medicina en las universidades de Ingolstadt y Viena, Mesmer empezó a analizar la influencia de las estrellas sobre la salud y conducta humana. Creyendo que esta influencia era ejercida mediante el poder de una corriente invisible, Mesmer se convenció que había un poder de sanación especial en el magnetismo—una fuerza que abarca todo el universo. Para mediados de 1770 había generado gran interés y oposición en Austria, y para 1778 fue obligado a abandonar Austria cuando los colegas médicos lo acusaron de practicar magia.
Mesmer siguió sus investigaciones, dictando conferencias y escribiendo en Paris, donde se produjo aun mayor interés en su investigación. Sin embargo, en 1784 el gobierno Francés nombró una comisión de médicos y científicos (incluyendo Benjamín Franklin) para estudiar lo que ahora se conocía como el mesmerismo, bautizado así en honor a su fundador. El informe fue muy desfavorable, y si bien Mesmer perdió mucho apoyo como resultado de las conclusiones de la comisión, no obstante el mesmerismo si-guió recibiendo considerable apoyo popular, y rápidamente se multiplicaron libros sobre el tema.
Mesmer creía que la enfermedad era debido a una falta de magnetismo, y que una persona fuerte y sa-ludable podía sanar por el masaje rítmico a la persona enferma, permitiendo que la fuerza magnética fuera transferida al paciente.
Fue en gran medida por el trabajo de Mesmer que se desarrolló la hipnosis moderna, aunque hay mucha evidencia que el estado de trance de la hipnosis era muy bien conocido para el mundo de la antigüedad. La hipnosis usualmente es definida como un estado de trance o adormecimiento provocado por otra persona. La mayoría de los investigadores en el campo lo relacionan con la sugestión, y ven una relación directa entre la sugestibilidad de una persona y la facilidad con que ésta puede ser hipnotizada. Una reflexión casual confirmará que algunos humanos son fuertes, personas independientes, mientras que otros tienden a ser dependientes y en necesidad de considerable apoyo humano. Esta diferencia por supuesto no es una dicotomía, porque existe todo un continuo entre los dos extremos.
Usualmente se sostiene que cuanto más dependiente es una persona, tanto más susceptible es a la su-gestión hipnótica. La sugestión es común en todas las facetas de la vida. Es usado a menudo por los pa-dres con sus hijos. Por ejemplo, un padre antes de ir a dormir frecuentemente usará la sugestión mientras que su pequeño hijo está en un estado de adormecimiento para producir que orine en un esfuerzo para evitar que orine la cama más tarde.
Al igual que en la hipnosis, el niño puede tener o no tener algún recuerdo del evento, dependiendo del grado de adormecimiento mantenido durante el acto de orinar. Los publicistas dependen fuertemente de la sugestión, como lo hacen otros representando así una amplia esfera de la actividad humana.
La hipnosis es distintiva, sin embargo, es un estado inducido por el hombre diseñado para aumentar grandemente la susceptibilidad de la persona a la sugestión e influencia. Mientras que las definiciones del hipnotismo varían, la mayoría incluye un punto de vista en que se dice que resulta de la supresión funcional de las áreas corticales del cerebro (percepción), importante a la inhibición, toma de decisión, albedrío y control.
Esta supresión permite que la sub-cortical, o funciones más básicas del cerebro domine, y puede con-ducir al control por otra persona de la conducta del sujeto mediante procesos de sugestión. El estado hipnótico es usualmente inducido por repetición, sugestiones monótonas u otras formas de estimulación auditivas. Hay considerable debate en cuanto al grado de control que un hipnotista tiene sobre su suje-to, pero obviamente mucho depende sobre la profundidad lograda del estado inductivo de trance. Algunos han alegado en el pasado que el sujeto no responderá a cualquier sugestión que es contrario a su propio código moral, pero esta aseveración o alegato es extremadamente dudoso porque los centros inhibitorios y de toma de decisión del cerebro parecen estar deprimidos durante la hipnosis.
Auto-hipnosis, donde el estado hipnótico es auto-inducido, también está recibiendo considerable aten-ción. La auto-hipnosis resulta de una disminución auto-impuesta de las funciones corporales, tales como la frecuencia cardiaca y respiratoria, iniciado por la persona concentrada sobre cierto estímulo auditivo y/o visual. Así como en la hetero-hipnosis, descrita arriba, el sujeto se vuelve psicológicamente retirado de la realidad, y probablemente sus procesos inhibitorios y de toma de decisión también son afectados.
Ambas formas de hipnosis son ampliamente practicadas en las religiones paganas y orientales. La hete-ro-hipnosis es ampliamente practicada en las culturas de África y las Indias Occidentales y probable-mente es la base de muerte producida por el señalamiento con hueso practicado por los aborígenes aus-tralianos.
En Malasia y Singapur, los Indios Hindúes celebran anualmente Thaipusam. En este festival religioso los devotos tienen varas largas, de hasta dos y medio centímetros (una pulgada) de diámetro atravesan-do sus mejillas. Otros tienen grandes ganchos ensartados en sus espaldas a los que se agregan lazos usados para arrastrar carros. Todavía otros llevan construcciones alegremente coloridas sobre sus cabe-zas y hombros, llamado kavadis. Desde estos kavadis numerosos lazos fijados a anzuelos del tamaño de anzuelos de pesca. Estos son insertados en el pecho y espalda del devoto. Todo esto es hecho como pe-nitencia o un acto de gratitud a la diosa de la misericordia.
Los varios objetos metálicos son todos insertados en un templo particular donde los participantes son colocados en un trance por el canto rítmico de los sacerdotes hindúes. Desde ahí caminan tres millas parando frecuentemente para bailar ante cabinas que estén transmitiendo música hindú. El peregrinaje de tres millas puede durar varias horas en el caluroso sol tropical.
La auto hipnosis ha alcanzado quizás su máximo nivel de éxito entre los yoguis de la India y también puede ser visto como básico en la meditación trascendental. La hipnosis también ha sido considerada por muchos como una base de la acupuntura, mediante la cual los antiguos chinos buscaban restablecer la salud mediante estimulación y presión de las áreas nerviosas periféricas que se creen que tienen una relación directa con ciertos órganos del cuerpo. Al igual que Mesmer, los acupunturistas chinos vieron una relación astrológica entre los cielos llenos de estrellas y el microcosmo del mecanismo humano. La teoría de la unión de opuestos enraizada en el concepto chino del yin y yang también está profunda-mente fundamentada dentro de la práctica acupunturista.
Sorprendentemente, al igual que el yoga, la meditación trascendental y otras formas de misticismo oriental, la acupuntura ha sido abrazada ansiosamente por muchos en el mundo occidental.
Desde la Primera Guerra Mundial el hipnotismo ha creado un amplio interés y aceptabilidad, especial-mente en los círculos médicos y psicológicos. Este interés ha correspondido a la creciente respetabilidad del estudio de la parasicología – el estudio del comportamiento humano considerado a estar más allá de lo normal, con tal misticismo como la involucrada en la percepción extra sensorial, clarividencia, necromancia, espiritismo, brujería, satanismo, y predicciones. Este estudio ha sido promovido en muchas universidades, incluyendo instituciones tan prestigiosas como la Universidad de Duke. El uso de la hipnosis es como analgésico, o para otras formas de terapia, recibió considerable respetabilidad cuando muchas asociaciones médicas nacionales, incluyendo la británica y la americana, la aceptó como una valedera forma terapéutica en los años 1950 y 1960. Su uso tanto por los cirujanos médicos y dentales es bien conocido, teniendo a muchos alegando que su uso es mucho menos peligroso que la anestesia tradicional.
También ha llegado a ser un medio popular del psicólogo y psiquiatra especialmente para determinar eventos causativos más profundos y oportunos que conllevan al desmoronamiento mental.
Asociado con el aumentado interés en, y respetabilidad de, la hipnosis ha sido el desarrollo de los pro-gramas de control mental. Dichos programas alegan aumentar los procesos mentales, expandir las posi-bilidades intelectuales humanas y abrir las capacidades de la mente en tal forma para ampliar grande-mente la vida del estudiante. No es sorprendente que dichos programas empiezan explicando que los humanos durante su vida usan tan sólo un pequeño porcentaje de la capacidad del cerebro y que el pro-grama está diseñado para abrirles nuevas dimensiones y fronteras. Lo razonable de dichas declaraciones está diseñado para lograr la aceptación aún del estudiante más escéptico. Pero tampoco es sorprendente que dichos programas rápidamente se desarrollen en el área del espiritismo, donde primero se le pide al estudiante que se imagine que él tiene un consejero a quien debe dirigir preguntas de importancia. Más tarde este consejero “imaginario” llega a ser una parte real y crítica del llamado programa de expansión mental. El estudiante pronto se vuelve atrapado en una forma de vida que previamente no había considerado. A menudo los programas se desarrollan hacia áreas espiritualistas tales como la proyección astral (donde supuestamente el espíritu abandona el cuerpo por un tiempo –un acto que se dice agrega nueva y maravillosa dimensión a la vida). En realidad hay unas historias aterradoras en que los espíritus, habiendo dejado el cuerpo, y luego ante la imposibilidad de reencontrar su cuerpo, produce un estado de gran pánico. Uno de los programas de expansión mental más popular es el Método de Control Mental Silva, que ha tenido éxito sensacional en los Estados Unidos y en algunas otras partes del mundo. El programa fue iniciado por un desconocido mejicano, José Silva, y ha llamado la atención a millares.
Bien sea hipnosis, control mental o alguna otra forma de fenómeno parasicológico cuyas raíces se pue-den trazar al antiguo paganismo, el cristiano debe estar vigilante para percibir su peligro espiritual y mental. El hombre fue creado con los poderes para pensar, decidir, y escoger. Son esos poderes que Dios ha dado al hombre los que más reflejan las características de Dios mismo. Dios no ha planeado que dos personas deban pensar exactamente igual. La individualidad es uno de los dones más preciosos que Dios le ha confiado al hombre, y se debe ejercer todo esfuerzo para asegurarse de que este don no sea destruido o seriamente afectado. Aunque pueda haber la esperanza en que la hipnosis o control mental amplíe importantes vistas de la vida, el sometimiento de una mente a otra puede tener serias im-plicaciones. Colocar la confianza de uno en el juicio de otros hombres es depositar la confianza en la imperfección y desviarse de la confianza que debería ser colocada solamente en Dios.
“¡Feliz el hombre que pone en el Señor su confianza, y no mira a los soberbios, ni se desvía tras la mentira!” Salmo 40:4.
“Es mejor esperar en el Señor, que esperar en el hombre”. Salmo 118:8.
“Así dice el Señor: ‘Maldito el que confía en el hombre, el que se apoya en la carne, y su corazón se aparta del Señor’”. Jeremías 17:5.
El consejo de Dios es que depositemos nuestra confianza solamente en Él. Nuestras mentes son un don de Dios para ser sabiamente desarrolladas para cumplir sus propósitos y expandirse en su gracia. El apóstol Santiago brinda este consejo inequívoco: “Si alguno necesita sabiduría, pídala a Dios, quien da a todos generosamente, y sin reprochar. Y le será dada. Pero pida con fe, sin dudar; porque el que duda es semejante a la ola del mar, que es movida por el viento y echada de un lado al otro”. Santiago 1:5-6.
La mente del hombre es creada para comunión con Dios, y cualquier relación humana que de alguna manera limita esta comunión, no importa cuán atractivo pueda parecer, conduce a una pérdida espiritual, intelectual y emocional. Uno de los grandes peligros en el uso de la hipnosis es la falta de comprensión de qué procesos psicológicos se llevan a cabo en la persona que somete su mente a otra. Aún para el llamado propósito terapéutico de la medicina y la psiquiatría, su uso no será buscado por el cristiano. Es una ley de hábito que cada comportamiento se fortalece con el uso, y el sometimiento a la hipnosis fortalece el hábito de someterse a la mente de otro y justamente debilita los poderes independientes de la persona.
Satanás está ansiosamente buscando capturar la mente de los hombres. Aunque no tiene acceso directo a la mente del hombre, no obstante él utiliza toda sutileza concebida para debilitar y distraer las capaci-dades intelectuales del hombre de manera que no puedan reflejar la mente de Cristo. Es su propósito que la mente del hombre quede tan destruida que ya no sea capaz de seguir a Dios y decidir hacer el bien. Mientras que Satanás no pueda controlar nuestra mente sin nuestro consentimiento, él puede lograr acceso cuando la mente humana es dada para subservir los propósitos de otro ser. De ahí que los propósitos de Satanás son servidos por las prácticas de control mental.
La advertencia sobre el control mental también es relevante para los padres. Porque en los meses inicia-les de la vida del niño el padre tiende a ser mente para el niño, existe el peligro que los padres ejerzan un control desmedido sobre la vida del niño al ir este madurando. Sin embargo, una de las mayores res-ponsabilidades es educar al niño a ser independiente en su forma de pensar e inteligente en su toma de decisiones.
Si bien no podemos enfatizar suficientemente los efectos nocivos de la hipnosis y el control mental, hay un papel legítimo y valioso para la consejería humana. El aliento humano es importante para levantar el espíritu de aquellos desanimados.
La mutua consejería frecuentemente es ventajosa, pero debe ser claramente distinguida de las circuns-tancias donde una mente controla la de otra persona. El consejo de Pablo se presenta como la mejor sa-biduría para aquellos que están buscando la máxima potencialidad de sus capacidades intelectuales.
“Haya en vosotros el mismo sentir que hubo en Cristo Jesús”. Filipenses 2:5.

_________________
Visita un sitio con un gran contenido solo haz click en la imagen

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

avatar
LAURACAROLINA
Webmaster

Cantidad de envíos : 789
Gracias : 5076
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/09/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.