Foro Adventista - abc Mujer Adventista
Saludos queridos visitantes, te damos la bienvenida a este foro,abordamos temas que no estan disponibles en otros sitios adventistas pero que consideramos de interes,por ahora tenemos nuestros foros y subforos visibles solo para usuarios registrados, sugerimos registrarte para poder acceder a la informacion y recursos,Dios les guarde

Justicia Impartida.-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Justicia Impartida.-

Mensaje por LAURACAROLINA el Jue Oct 06, 2011 9:50 pm

Justicia Impartida.- (en Portugués se llama Justicia Comunicada)

68.- “Todo el poder es colocado en Sus manos, y Él puede conceder ricos dones a los hombres, comu-nicando el inapreciable don de Su propia justicia al desvalido agente humano”. TM:89.

69.- “El poder divino se unirá a nuestros esfuerzos y, al apegarnos a Dios con la mano de la fe, Cristo nos comunicará Su sabiduría e justicia”. Ev:596.

70.- “Por la vida que vivimos mediante la gracia de Cristo, se forma el carácter. La belleza original co-mienza a ser restaurada en el alma. Son comunicados los atributos del carácter de Cristo, comenzando a reflejarse la imagen del Divino”. DTG:229.

71.- “Cristo llevas el castigo por las transgresiones pasadas, y comunica al hombre Su justicia haciéndole posible observar la santa ley de Dios. Ms 126, 190”. 6CBA:1092.

72.- “Con la confesión del pecador arrepentido y creyente, Cristo añade Su propia justicia para que la oración del hombre caído pueda subir al Padre, tan fragante como el incienso y la gracia de Dios sea comunicada al alma de aquel que cree. Jesús le dice al alma trémula y arrepentida: “... que se apodere de mi fuerza, y haga paz conmigo, si, que haga paz conmigo”. Isa. 27:5”. 1MS:329.

73.- “Mediante la gracia divina, poder sobrenatural es comunicado al hombre y este obra en la mente, corazón y carácter. Es a través de la gracia de Cristo que el pecado, en su odiosa naturaleza es discerni-do y finalmente erradicado del templo del espíritu”. RH, 04-11-1890.

74.- “Aun cuando el pecador no pueda salvarse a sí mismo, tiene algo que hacer para conseguir la sal-vación. “El que viene a Mi”, dijo Cristo, “de ninguna manera lo arrojaré fuera”. Juan 6:37. Pero debe-mos creer que Él nos acepta y perdona”. PP:454.

75.- “Los ministros y el pueblo, si son salvos, deben serlo día a día, hora tras hora. Deben sentir hambre y sed de la justicia de Cristo, por la iluminación del Espíritu Santo”. FE:240.

76.- “La justicia enseñada por Cristo es conformidad de corazón y de vida con la revelada voluntad de Dios. Los pecadores sólo se pueden volver justos, en la medida que tienen fe en Dios y mantienen una vital ligación con Él”. DTG:227.

77.- “Por medio de la gracia de Cristo toda alma debe obrar su propia justicia, manteniendo una viva conexión con Él”. TM:373.

78.- “Dios requiere la entrega total del corazón, antes que la justificación pueda tener lugar; y para que el hombre pueda retener la justificación, debe existir continua obediencia, mediante una fe activa y viva, que obra por amor y purifica el alma”. 1MS:366.

79.- “Mientras Dios obra en el corazón, el hombre le entrega su voluntad a Él y coopera con Él, mani-fiesta en su vida lo que Dios obra en su interior, mediante el Espíritu Santo. Es por la entrega continua de la voluntad, mediante la continua obediencia, que se conserva la bendición de la justificación”. 1MS:397-398.

80.- “No podéis expiar vuestros pecados del pasado, ni cambiar vuestro corazón o haceros santo. Las promesas de Dios son las que tienen que hacer todo esto por vosotros mediante Jesucristo. Vosotros creéis en esas promesas. Confesáis vuestros pecados y os entregáis a Dios. Estáis listos para servirlo. Tan luego hacéis esto, Dios cumplirá Su palabra. Si creéis la promesa, si creéis que estáis perdonados y purificados, Dios suple el hecho: estáis sanos, así como el paralítico, cuando, irguiéndose al mando de Jesús, creyó que estaba curado. Será así si lo creéis”. VC:53.

81.- “Frecuentemente, fracasaremos en nuestros intentos de imitar el divino modelo... pero no debemos desanimarnos; debemos orar con mayor fervor, creer más plenamente, y buscar otra vez, con mayor firmeza, crecer a semejanza de nuestro Señor”. 1MS:337.

82.- “Él orará y velará para que sus pecados sean perdonados, manifestando su sinceridad por el vigor de su esfuerzo por obedecer los mandamientos de Dios. Con la oración añadirá la fe, y no solamente creer, sino obedecer los preceptos de la ley”. 1MS:393.

83.- “Dadle a Dios la más preciosa ofrenda que os es posible hacer; dadle el mismo corazón. Él os habla diciendo: “Os vestiré con Mi justicia - las vestiduras de las bodas – y os prepararé para la cena de las bodas del Cordero. Cuando revestidos de Mi justicia por la oración, por la vigilancia, por el estudio diligente de la Palabra, estaréis aptos para alcanzar una norma elevada”. HHD:98.

84.- “La expresión “al que venciere” indica haber alguna cosa para cada uno de nosotros que hay que vencer. El vencedor debe ser vestido con los vestidos blancos de la justicia de Cristo”. HHD:369.

85.- “Pero aun cuando Cristo sea todo, debemos inspirar a cada ser humano a ser diligente e infatigable. Debemos esforzarnos, luchar, agonizar, velar y orar, para que no seamos vencidos por el astuto enemigo. Jamás dejemos en la mente la impresión de que hay poco o nada para hacer por parte del hombre, sino que enseñemos al hombre a colaborar con Dios, para que pueda obtener éxito en la victoria”. 1MS:381.

86.- “Cuando nos aferramos a Cristo mediante la fe, nuestra obra apenas se inició. Todo ser humano posee hábitos corruptos y pecaminosos que deben ser vencidos mediante una lucha vigorosa. Se requiere que cada alma luche el combate de la fe”. 6CBA:1111.

87.- “Cristo no nos dio ninguna seguridad de facilidad el alcanzar la perfección del carácter. Es un con-flicto, una batalla y marcha diaria”. RH, 5 de Mayo de 1910.

88.- “Aquel que se apoya en la justicia de Cristo, puede llegar a ser un hombre perfecto en Cristo Jesús. Trabajando desde un punto de vista elevado, tratando de seguir el ejemplo de Jesús, creceremos a Su semejanza”. TM:147.

89.- “A los seres humanos que luchan por conformidad con la imagen divina, les será concedido un su-plimiento del tesoro celeste, una excelencia de poder que colocarán sobre los mismos ángeles que jamás cayeron”. PVGM:163.

90.- “La cruz del Calvario... es el gran centro de atracción, pues en ella Cristo entregó Su vida por la raza humana. Este sacrificio fue ofrecido a fin de restaurar al hombre a su perfección original. Y más aun, fue ofrecido para concederle una restauración total del carácter, haciéndolo más que un conquista-dor. Ms 56, 1889”. 6CBA:1113.

91.- “En la cruz, Jesús compró para nosotros una salvación que es total y completa. Compró para noso-tros la salvación de los pecados del pasado y del presente. Gracias a Dios compró para nosotros una victoria decisiva sobre el pecado “el cual nos sacó de la potestad de las tinieblas de las tinieblas y nos transportó para el reino del Hijo de su amor”. “... y libertados del pecado” fuimos “hechos siervos de la justicia para que no sirvamos más el pecado”, teniendo nuestro fruto “para santificación y por fin la vida eterna”. Col. 1:13; Rom. 6:18,6,22. Somos libres, realmente libres, y estamos eternamente libres, si tan solamente lo creemos. Pero primero tenemos que creer, y luego se convertirá en una parte de nuestra experiencia real. Primero la fe, después la fruición. Con la misma seguridad con que creemos de todo corazón que Cristo nos comunica la victoria que Él obtuvo sobre el pecado y Satanás, la misma se-guridad se convertirá en una parte de nuestra experiencia”. RH, 20-04-1911.

92.- “El tema central de la Biblia, o tema en rededor del cual giran todos los otros en el libro, es el plan de la redención, la restauración de la imagen de Dios en el alma humana – el empeño de cada libro y pasaje de la Biblia es el desdoblamiento de este maravilloso tema – el erguimiento del hombre o sea, el poder de Dios “que nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo”. 1 Cor. 15:57”. Ed:125-126.

93.- “Cuando colocamos nuestra vida en completa obediencia a la ley de Dios, teniendo a Dios como nuestro Guía Supremo, y aferrándonos a Cristo como nuestra esperanza de justicia, Dios obrará en nuestro favor... Esta obediencia obra la voluntad divina en nosotros, trayendo para nuestras vidas, la justicia y perfección que fueron vistas en la vida de Cristo. Ms 43, 1907”. 1CBA:1118.

94.- “No hay ningún defecto en el plan de Dios para la salvación de los hombres. Si el evangelio no es el poder para la salvación de toda alma, no es culpa del evangelio, sino de los hombres que no son cre-yentes practicantes, receptáculos de la gracia y justicia de Cristo. Y es porque los profesos creyentes no aceptan a Cristo como su Salvador personal, sino que siguen a Jesús de lejos”. RH, 07-11-1909.

95.- “Al contemplar a Jesús, recibimos en el corazón un creciente espíritu vivificante, y el Espíritu Santo realiza la obra, el creyente avanza de gracia en gracia, de fuerza en fuerza, de carácter en carácter. Se somete a la imagen de Cristo, hasta que el crecimiento espiritual alcanza la medida total de la estatura de Cristo Jesús. Así Cristo coloca fin a la maldición del pecado y liberta al alma creyente, de su acción y efecto”. 1MS:395.

96.- “Una gracia abundante fue provista para que el alma creyente pueda ser conservada libre de peca-do, ya que todo el cielo, con sus infinitos recursos están a nuestras órdenes... Cristo obra contra el poder del pecado, y donde el pecado abunda, súper abunda la gracia”. 1MS:394.

97.- “Mediante la fe en Cristo, la obediencia a todos los principios de la ley se hace posible. Ms 122, 190”. 6CBA:1077.

98.- “Debemos ejercer todas las energías del alma en la obra de vencer, y buscar de Jesús la fuerza para hacer lo que por nosotros mismos no podemos hacer. Pecado alguno puede ser tolerado en aquellos que han de andar con Cristo, en vestidos blancos. Tendrán que ser removidos los vestidos sucios, y coloca-dos sobre nosotros las vestiduras de la justicia de Cristo. Por el arrepentimiento y fe somos habilitados a prestar obediencia a todos los mandamientos de Dios, y somos hallados sin mácula delante de Él”. 2JT:175.

99.- “Nadie, pues, considere incurables sus defectos. Dios dará fe y gracia para vencerlos”. CS:489.

100.- “Nadie precisa ser esclavizado por Satanás. Cristo está ante nosotros como nuestro poderoso ayu-dador...
La justicia humana es como “trapos de inmundicia”. Pero para Dios todo es posible. En la fuerza del Redentor, el hombre débil y errante puede llegar a ser más que vencedor del mal que lo rodea”. 1MS:309-310.

101.- “El plan de la redención visa nuestra completa liberación del poder de Satanás. Cristo separa siempre del pecado al alma contrita. Vino para destruir las obras del diablo, y tomó providencias para que el Espíritu Santo fuese comunicado a toda alma arrepentida, para guardarla de pecar”. DTG:228.

102.- “Cristo dio Su espíritu como un poder divino para vencer toda tendencia hereditaria y cultivada para el mal, y grabar Su propio carácter en Su iglesia”. DTG:501.

103.- “En Cristo, Dios proveyó medios para subyugar todo mal trazo, y resistir a toda tentación, por más fuerte que sea”. CBV:65.

104.- “En sus esfuerzos para alcanzar el ideal de Dios para sí, el cristiano no debe desesperar de ninguna cosa. La perfección moral y espiritual, mediante la gracia y poder de Cristo es prometida a todos”. HAp:477-478.

105.- “Por medio de la fe en Cristo, toda deficiencia de carácter puede ser suplida, toda contaminación removida, corregida toda falta, y toda buena cualidad desarrollada”. Ed:257-258.

Fe.-

106.- “Fe es la confianza en Dios, o sea, la creencia de que Él nos ama y conoce perfectamente lo que es para nuestro bien”. Ed:253.

107.- “La fe es la mano por la cual el alma se apodera de las ofrendas divinas de gracia y misericordia”. PP:454.

108.- “La fe es la mano que se apega al auxilio infinito; es el medio por el cual el corazón renacido es llevado a pulsar al unísono con el corazón de Cristo”. MJ:100.

109.- “La fe es la condición por la cual Dios juzgó conveniente prometer perdón a los pecadores”. RH, 04-11-1890.

110.- “La fe es la única condición mediante la cual se puede obtener la justificación, y la fe no incluye solamente creer, sino confiar”. 1MS:389.

111.- “La fe... nos liga íntimamente con el Cielo, y nos trae fuerza para batallar con los poderes de las tinieblas... Y por la fe debemos alcanzar hoy los más altos propósitos de Dios para nosotros. “Si tu puedes creer, todo es posible al que cree””. PR:157.

112.- “La fe recibe de Dios aquella vida que, solamente, puede producir el verdadero crecimiento y efi-ciencia”. Ed:253.

113.- “La fe es un don de Dios, pero la facultad de ejercerla es nuestra”. PP:454.

114.- “La fe que nos habilita a recibir los dones de Dios es en sí misma un don, del cual cierta medida es impartida (comunicada) a todo ser humano. Ella crece cuando ejercitada en el apropiarse de la palabra de Dios. A fin de fortalecer la fe, debemos frecuentemente traerla en contacto con las palabras”. Ed:253.

115.- “Pero la fe no es nuestro Salvador. Ella no obtiene nada”. DTG:124.

116.- “No hay ninguna virtud en la fe que hace la salvación posible, pero la fe puede aferrarse a los méritos de Cristo, el remedio provisto para el pecado”. RH, 04-11-1890.

117.- “La fe no es el fundamento de nuestra salvación, sino que la gran bendición, el ojo que ve, el oído que oye, el pie que corre, la mano que se aferra. Es el medio, no el fin”. 6CBA:1073.

118.- “Pero la fe no es de ninguna manera aliada a la presunción. Solamente el que tiene verdadera fe está garantizado contra la presunción. Pues presunción es la falsificación de la fe, operada por Satanás. La fe reclama las promesas de Dios y produce frutos de obediencia. La presunción también reclama las promesas, pero se sirve de ellas como lo hizo Satanás, para disculpar la transgresión. La fe habría lle-vado a nuestros primeros padres a confiar en el amor de Dios y obedecerle a los mandamientos. La pre-sunción los llevó a transgredir la ley, creyendo que Su gran amor los salvaría de la consecuencia de su pecado. No es tener fe pretender el favor del Cielo, sin cumplir las condiciones bajo las cuales es con-cedida la misericordia. La fe genuina se basa en las promesas y providencias de las Escrituras”. DTG:89.

119.- “Muchos tienen la fe como una opinión. La fe salvadora es un ajuste por el cual los que reciben a Cristo se unen en un pacto con Dios. Una fe viva quiere decir un aumento de vigor, segura confianza por la cual, mediante la gracia de Cristo, el alma se vuelve un poder victorioso”. CBV:62.

120.- “La fe que es esencial para la salvación, no es mera fe nominal, sino que un principio perdurable, que deriva del poder vital de Cristo... Esta fe en Cristo no es un impulso simplemente, sino una fuerza que obra por amor y purifica el alma”. RH, 08-05-1913.

121.- “Si tu puedes creer, todo es posible al que cree. Es la fuerza que nos liga al cielo y nos trae fuerzas para resistir a los poderes de las tinieblas. En Cristo, Dios proveyó medios para subyugar todo mal trazo y resistir a toda tentación, por más fuerte que sea”. CBV:65

_________________
Visita un sitio con un gran contenido solo haz click en la imagen

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

avatar
LAURACAROLINA
Webmaster

Cantidad de envíos : 789
Gracias : 5197
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/09/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.