Foro Adventista - abc Mujer Adventista
Saludos queridos visitantes, te damos la bienvenida a este foro,abordamos temas que no estan disponibles en otros sitios adventistas pero que consideramos de interes,por ahora tenemos nuestros foros y subforos visibles solo para usuarios registrados, sugerimos registrarte para poder acceder a la informacion y recursos,Dios les guarde

El Falso Raciocinio de una Falsa Teología

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Falso Raciocinio de una Falsa Teología

Mensaje por LUZ HELENA el Jue Oct 06, 2011 4:17 am


El Falso Raciocinio de una Falsa Teología

“Antes del último desarrollo de la obra de la apostasía, habrá una confusión de la fe. No habrán ideas claras ni definidas en relación al misterio de Dios. Una verdad tras la otra será corrompida”.
Ellen White, la autora de la declaración anterior, citó entonces 1 Timoteo 3:16, el cual ella, juntamente con otros escritores Adventistas, entendió que el “misterio de la piedad, es Dios… manifiesto en la car-ne”, era una referencia a la gran verdad de que Cristo había venido a la tierra en la naturaleza humana caída del hombre, en semejanza de carne pecaminosa.
“En los concilios del cielo el Señor planeó rehacer los quebrados y pervertidos caracteres del hombre, y restaurarles la imagen moral de Dios. Esta obra es llamada el misterio de la piedad. Cristo, el unigénito del Padre, asumió la naturaleza humana, vino en semejanza de carne pecaminosa para condenar el pe-cado en la carne”.
A. T. Jones, comentando sobre el mismo texto, observó que si Cristo hubiese venido en semejanza de carne no pecaminosa, eso no habría sido ningún misterio, sino que habría sido “suficientemente natu-ral”.
Hemos visto que con la publicación del libro QOD en 1957, nuestra verdad histórica acerca de la natu-raleza humana de nuestro Señor fue entregada a favor de la doctrina calvinista de que Cristo vino a la tierra en la naturaleza humana no caída de Adán. Así fue establecida una cabeza de playa calvinista, y una bandera calvinista fue levantada dentro de nuestra iglesia. En fiel cumplimiento de la predicción de Ellen White, una verdad tras la otra comenzó a experimentar el proceso de la corrupción.
Satanás estaba usando el procedimiento que ni era nuevo ni experimental. Algunos de los autores del libro QOD eran profesores de nuestro seminario teológico, el cual estaba en aquel tiempo localizado en los terrenos de la Conferencia General en Washington D.C., y otros eran oficiales de la Conferencia General. Las grandes apostasías que han traído esas grandes heridas a otras iglesias Protestantes, han, hablando de una manera generalizada, comenzado en las más altas instituciones educacionales y han abierto su camino hacia abajo a través de profesores y ministros, hasta que finalmente llegaron hasta los laicos. Aquellos de nosotros que hemos estado durante años en la obra evangelística, hemos encontrado miembros de estas iglesias Protestantes que estaban perplejos y consternados con las falsedades que estaban siendo presentadas como verdades por sus mismos pastores entrenados en sus propios se-minarios. Los lobos habían entrado entre ellos, no con ropas de ovejas, sino que con la ropa del pastor.

“Porque los líderes de este pueblo los hacen errar; y los que son guiados por ellos son destruidos”.
“Por cuanto entristecisteis con mentira el corazón del justo, a quien yo no entristecí, y fortalecisteis al impío, para que no se aparte de su mal camino, infundiéndole ánimo”.
Una característica relevante del pueblo ASD siempre ha sido su lealtad a los líderes de sus iglesias. Di-versos factores han contribuido a esta actitud. La menor de nuestras iglesias hace posible que nosotros nos sintamos personalmente familiarizados con muchos líderes, y nuestra familiaridad es ampliada a través del frecuente cambio de pastores. Nuestra devoción compartida por una causa común, el llevar el último mensaje de advertencia de Dios al mundo, y una extraordinaria uniformidad de creencias y estilo de vida también han contribuido para nuestro sentido de pertenencia a una cercana y entretejida familia espiritual, nuestro sentido de unidad. Nuestros líderes generalmente han sido pacificadores, dándonos ejemplos vivos de auto-sacrificio en la devoción a la causa de Dios.
Todo esto es muy admirable, pero puede contribuir a una actitud que es extremadamente peligrosa, la convicción de que nuestros líderes nunca pueden errar, que no puede hacer nada malo. Yo conozco este sentimiento por experiencia propia. Quince años antes que yo descubriera los problemas del libro QOD, un hermano de la iglesia trató de mostrármelos a mí. A mí me pareció que él estaba criticando a nuestros líderes mundiales. Simplemente no toleré lo que a mí me parecía una deslealtad hacia nuestros líderes.
Pero he sido forzado a reconocer de que aun cuando la lealtad es una virtud, la lealtad ciega es cierta-mente un vicio. Tanto la historia del pueblo de Dios tal como está registrada en las Escrituras y el trági-co registro de apostasía durante el último siglo en las iglesias a nuestro alrededor, demostraron esos errores, esa infidelidad, y aun abierta apostasía, siempre ha comenzado con los líderes de la iglesia y se ha movido progresivamente hacia abajo hacia el pueblo, en vez de comenzar con el pueblo y moverse hacia arriba de nuestras filas.
Esta tendencia se ha visto acentuada en nuestra iglesia, como también en otras iglesias, debido a la cos-tumbre de enviar hombres jóvenes a las instituciones educacionales del mundo, o a iglesias que man-tienen falsas teologías, para recibir sus post-grados. Este libro no es el lugar para analizar los pros y los contras de nuestra decisión en cuanto a buscar una acreditación (por parte del gobierno) para nuestras escuelas, pero una dimensión del problema no es debatible. Es una cuestión de historia. Cuando la cuestión de la acreditación de nuestras escuelas comenzó a ser estudiada, aquellos que estaban a favor de eso, concordaron en que ningún hombre joven sería enviado a aquellas instituciones no Adventistas, sino que solamente obreros maduros que tuvieran un claro y amplio entendimiento de nuestra fe y las evidencias sobre las cuales ella descansa.
Pero al igual que con muchas promesas que son hechas con el propósito de obtener concesiones, esta promesa fue luego olvidada. Los hombres jóvenes que aun no habían tenido tiempo para familiarizarse con las bases de nuestras posiciones y así desarrollar madures de juicio, fueron enviados para sentarse a los pies de profesores altamente entrenados que rechazaban la inspiración de las Escrituras, o que ense-ñaban teorías evolucionistas, falsas teologías, etc. Los resultados están ahora delante de nosotros. Sim-plemente no podemos asumir de que debido a que una persona tenga una posición en nuestra organiza-ción, es que sus opiniones estarán en armonía con la Palabra de Dios.
avatar
LUZ HELENA
Invitado Especial
Invitado Especial

Cantidad de envíos : 302
Gracias : 3461
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 06/11/2009
Localización : Pereira colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Falso Raciocinio de una Falsa Teología

Mensaje por LUZ HELENA el Jue Oct 06, 2011 4:17 am

La Biblia tiene que ser nuestro guía y nuestra prueba, que tiene que ser aplicada a todos los profesores, tanto dentro de la iglesia como afuera. No podemos colocar una confianza ciega en ningún hombre ni en ningún grupo de hombres. En el Conflicto de los Siglos, página 655, Ellen White aplica Ezequiel 13:22 a los ministros de nuestro tiempo. Se está cumpliendo literalmente en muchas IASD hoy en día. Los corazones de los Adventistas históricos se están entristeciendo debido a las falsas acusaciones y la falsa teología, una teología que le promete vida a todos, impíos y justos, fortaleciendo así las manos de los impíos, de que no tienen que abandonar sus caminos impíos.
En un capítulo anterior, titulado “Surgirán Herejías”, se relata la introducción en nuestra iglesia, en la plataforma de la verdad, cinco tablones herejes los cuales cambiaron cinco de nuestras doctrinas origi-nales. Aun cuando estas cinco doctrinas son totalmente reafirmadas en el nuevo libro doctrinal, “Las Creencias de los ASD”, sin embargo, se están haciendo serios esfuerzos ahora para reemplazarlas con cinco falsas doctrinas del Calvinismo. Las cinco doctrinas en cuestión son las siguientes:
avatar
LUZ HELENA
Invitado Especial
Invitado Especial

Cantidad de envíos : 302
Gracias : 3461
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 06/11/2009
Localización : Pereira colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Falso Raciocinio de una Falsa Teología

Mensaje por LUZ HELENA el Jue Oct 06, 2011 4:18 am

1.- La doctrina histórica de que todos los descendientes de Adán heredan su debilidad, la cual será re-emplazada por la doctrina calvinista de que todos los descendientes de Adán heredan su culpa.
Aquellos que se aferran a esta falsa doctrina han sido confrontados con dos problemas mayores. ¿Qué sucedió cuando Jesús nació? ¿Nació Él culpable? ¿Y qué le sucede a los bebés que mueren luego des-pués de nacer, si es que nacen culpables debido al pecado de Adán? ¿Están ellos perdidos y condena-dos?
Fueron requeridas soluciones, y, por lo tanto, dos soluciones fueron inventadas, ambas debido a un fal-so raciocinio. Se raciocinó falsamente de que Cristo nació en la naturaleza humana no caída de Adán, y que no recibió la naturaleza humana de su madre María. Esta solución requiere un milagro que no se menciona ni siquiera remotamente en las Escrituras. Se raciocinó falsamente que los bebés que nazcan culpables pueden ser liberados de esta culpa de Adán a través del proceso del bautismo infantil (derra-mando o asperjando agua), una práctica que tampoco se encuentra en las Escrituras. La Biblia enseña que el bautismo es para aquellos que están capacitados para creer , para arrepentirse , y para obede-cer.
Hasta el fatídico año de 1957, nuestra iglesia no tenía nada que hacer con ninguna de estas falsas ense-ñanzas. Este hecho testifica firmemente contra la idea de que nosotros nunca hemos tenido la falsa doc-trina que ahora está creciendo. Como no aceptamos el mal árbol, no tuvimos que aceptar sus malos fru-tos. Pero aquellos que ahora están promoviendo el calvinismo entre nosotros arrancarían de nuestra pla-taforma de la verdad los tablones que fueron cuidadosamente colocados en sus lugares por nuestros pioneros y los substituyen por doctrinas calvinistas, que no solo son mentiras en sí mismas, sino que además requieren la introducción de otras falsas doctrinas. Tal como lo predijo Ellen White, “una ver-dad tras la otra será corrompida”.
avatar
LUZ HELENA
Invitado Especial
Invitado Especial

Cantidad de envíos : 302
Gracias : 3461
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 06/11/2009
Localización : Pereira colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Falso Raciocinio de una Falsa Teología

Mensaje por LUZ HELENA el Jue Oct 06, 2011 4:18 am

2.- Nuestra doctrina histórica de que Cristo vino a la tierra en la naturaleza humana caída del hombre, será reemplazada por la doctrina calvinista de que Cristo vino a la tierra en la naturaleza humana no caída de Adán.
Aquí se ha desarrollado un curioso vaivén. Durante cien años, entre 1852-1952, nuestros líderes de la iglesia publicaron no menos de 1200 declaraciones de que nuestro Señor había venido a la tierra en la naturaleza humana caída del hombre, de acuerdo con las Escrituras, donde está basada esta doctrina. Cuatrocientas de estas declaraciones eran de la pluma inspirada de Ellen White. A pesar de esta monta-ña de evidencia, o tal vez ignorándola, aun cuando es un asunto público, los autores de QOD le dijeron a Walter Martin y al mundo, que, excepto por un “grupo de marginales”, nosotros nunca habíamos creído tal cosa.
Muchos de nosotros aceptamos esta falsa representación como si fuese un hecho, sin cuestionarla. Hab-ía, sin embargo, un gran erudito, M. L. Andreasen, que reconoció el problema y levantó su voz en pro-testa. Él fue silenciado quitándosele sus credenciales ministeriales.
Pero en 1988 un nuevo libro doctrinal fue preparado, titulado “Las Creencias de los ASD”. Este volu-men, pasando por la falsa representación de QOD, reafirma nuestra creencia histórica de que Cristo vino a la tierra en la naturaleza humana caída del hombre. En el capítulo 4, “Dios el Hijo”, encontramos diez usos de las palabras “semejanza de carne pecaminosa” , para describir la naturaleza humana de nuestro Señor. El entendimiento del autor para con esa expresión queda claro en la página 46:
“Él vistió Su divinidad con la humanidad, Él fue hecho a ‘semejanza de carne pecaminosa’, o ‘natura-leza humana pecaminosa’, o ‘naturaleza humana caída’”.
En otra parte del capítulo leemos:
De acuerdo a Su naturaleza humana Él “nació de la simiente de David” y era el “Hijo de María”.
Cuando Él tomó la naturaleza humana, la raza ya se había deteriorado por 4000 años de pecado en un planeta maldito por el pecado. Cristo tomó la naturaleza humana con todas sus desventajas.
Él tomó la naturaleza del hombre en su estado caído, llevando las consecuencias del pecado, no su pe-caminosidad. Él era uno con la raza humana, excepto en el pecado.
Estos conceptos han creado problemas para aquellos que están promoviendo el calvinismo entre noso-tros y nos han llevado hasta unos asombrosos intentos. Delante de mí, mientras escribo, está la Revista Adventista , la cual contiene un editorial del cual sólo puedo maravillarme. Después de extensos co-mentarios sobre la importancia de subordinar nuestras opiniones personales a la declaración de fe que aparece en “Las Creencias de los ASD”, el autor rescribe:
“Como ejemplo, tomemos la naturaleza humana de Jesús. Nuestras creencias fundamentales dejan claro que Jesús, el Hijo eterno de Dios, se volvió totalmente humano, fue tentado en todos los puntos, pero permaneció sin pecado. Pero ellas no tratan de profundizar en Su naturaleza más allá de esto”.
El lector no tiene más que volver atrás a las cinco citas de “Las Creencias de los ASD” presentadas an-teriormente, para entender las dimensiones del problema.
Uno podría apenas tratar de encontrar una demostración más convincente del principio de que no de-bemos colocar una confianza no crítica en el pensamiento de ningún hombre o de seguir ciegamente a ningún líder. Que una declaración inexacta pueda ser publicada en la Revista Adventista, es grave. Para mayor misterio, encontramos el nombre del editor en la lista de aquellos que colaboraron en la produc-ción de “Las Creencias de los ASD”. Cuán verdaderamente Ellen White escribió: “No debemos sor-prendernos con nada”.
avatar
LUZ HELENA
Invitado Especial
Invitado Especial

Cantidad de envíos : 302
Gracias : 3461
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 06/11/2009
Localización : Pereira colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Falso Raciocinio de una Falsa Teología

Mensaje por LUZ HELENA el Jue Oct 06, 2011 4:18 am

3.- Nuestra doctrina histórica de la justificación por la fe (hacer cosas justas a través del poder recibido de Dios), reemplazada por la doctrina calvinista de la injusticia a través de la presunción (hacer cosas injustas con la esperanza de no ser condenados).

Veamos nuevamente las definiciones de Ellen White:
“La fe reclama las promesa de Dios, y trae frutos de obediencia. La presunción también reclama las promesas, pero las usa tal como lo hizo Satanás, para excusar la transgresión”.
En el Nuevo Testamento encontramos más de 15 versos sobre la “victoria”, la mayor parte del apóstol Pablo. En los escritos de la mensajera de Dios a la iglesia remanente, Ellen White, hemos contado más de 4500. Aproximadamente 2500 están incluidas en nuestro libro, “Proclamen Su Poder”. Una extra-ordinaria cantidad de falso raciocinio es requerida para alejarse de esta vasta cantidad de evidencia. Dos de los métodos más comúnmente empleados de este falso raciocinio son:
avatar
LUZ HELENA
Invitado Especial
Invitado Especial

Cantidad de envíos : 302
Gracias : 3461
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 06/11/2009
Localización : Pereira colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Falso Raciocinio de una Falsa Teología

Mensaje por LUZ HELENA el Jue Oct 06, 2011 4:19 am

La Técnica del Hombre Paja.-

En este método, los puntos de vista del oponente son mal expuestos, creando así un hombre de paja. Entonces este hombre de paja es atacado con vigor. Los que no están preparados no reconocen la dife-rencia entre el hombre de paja y los puntos de vista reales del oponente. Esta técnica fue empleada en el asunto de la Revista Adventista citada en el capítulo anterior, donde el escritor protestó enérgicamente contra la idea de que Jesús tuviera una naturaleza “carnal”. Realmente, los escritores ASD no han usado la palabra “carnal” para la naturaleza de Cristo. Pero en este caso, la técnica del hombre paja fue re-almente muy efectiva.
avatar
LUZ HELENA
Invitado Especial
Invitado Especial

Cantidad de envíos : 302
Gracias : 3461
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 06/11/2009
Localización : Pereira colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Falso Raciocinio de una Falsa Teología

Mensaje por LUZ HELENA el Jue Oct 06, 2011 4:19 am

Violación del Contexto.-

Aquí tenemos que distinguir entre remover del contexto, lo cual es verdad en todas las citas, y violación del contexto, lo cual es verdad solamente cuando las citas son usadas de una manera que no está de acuerdo con lo que el escritor quería decir. Por ejemplo, en la Revista Signs of the Times, Ellen White escribió esta sentencia:
“Al tomar sobre Sí mismo la naturaleza del hombre en su condición caída, Cristo no participó en lo más mínimo en su pecado”.
El autor principal de QOD presentó en su libro , una versión abreviada de la declaración en relación a la naturaleza de Cristo que aparece en la página 650 de QOD. En ella, la primera parte de la declaración de Ellen White fue dejada a un lado, y la segunda mitad fue presentada como haciendo parte de esta construcción:
“TOMÓ LA NATURALEZA SIN PECADO DE ADÁN ANTES DE LA CAÍDA… Cristo no parti-cipó en lo más mínimo en su pecado”.
Esta es la violación de contexto. No puede haber una mayor ofensa contextual. Y esta construcción re-quiere que Ellen White haga la absurda declaración de que Cristo no participó en lo más mínimo en el pecado de la naturaleza sin pecado de Adán antes de su caída. Esto es un insulto a su inteligencia como también a la inteligencia del lector.
Nuevamente, una vez escuché a uno de los líderes calvinistas que hay entre nosotros, decir que Ellen White niega la posibilidad de la perfección del carácter en esta vida y dio como su evidencia esta decla-ración:
“La perfección sólo existe en la imaginación”.
Esta declaración me confundió, y por lo tanto busqué la cita hasta su fuente y encontré que Ellen White se estaba refiriendo a la perfección en el mundo y en la iglesia, no en el carácter humano. Estas son sus palabras:
“Podemos crear un mundo irreal en nuestra propia mente o pintar una iglesia ideal, donde las tentacio-nes de Satanás no nos llevan al mal; pero la perfección existe sólo en nuestra imaginación. El mundo es un mundo caído, y la iglesia es un lugar representado por un campo en el cual crecen la paja y el trigo”.
Y en la columna precedente a esta declaración ella había escrito:
“Contemplando y copiando el Modelo perfecto, le presentaremos al mundo un carácter que es semejan-te al de Cristo”.
La intención del escritor ha sido ignorada, y las pocas palabras tomadas de su declaración, han sido usadas para arreglar la opinión del teólogo, la cual era exactamente opuesta a la intención de la escritora.
Nos entristece decir que este tipo de cosas es muy común en los escritos de algunos de aquellos que están promoviendo el calvinismo entre nosotros. Tenemos que estar en guardia. Nuestra mejor política es examinar el contexto de cada cita que escuchamos o que vemos empelada por cualquiera.
Son necesarios enormes esfuerzos por parte de estas personas, cuando ellas tratan de refutar o de alejar-se del vasto campo de la evidencia bíblica o del Espíritu de Profecía, de que la perfección de carácter, a través del poder de Dios, es un blanco alcanzable en esta vida. Y a esta verdad pueden ser añadidas las 140 afirmaciones del mismo principio que aparecen en las “Creencias de los ASD”, las cuales nos han realineado con la posición histórica de la iglesia sobre este punto.
Probablemente el intento de refutar la evidencia, que por lo demás, es lo más común y lo más sin senti-do, es la desafiante pregunta: ¿Cree que usted es perfecto? Este asunto es tratado en el más antiguo de los libros de la Biblia:
“Si yo me justificara, mi boca me condenaría. Si me creyera íntegro, esto me declararía inicuo. Pero, ¿soy íntegro? Yo mismo lo ignoro, y desprecio mi vida”.
Actualmente estamos concientes de que hay 25 lugares en los escritos de Ellen White donde ella da un testimonio similar. He aquí algunos ejemplos:
“Aquellos que realmente están buscando perfeccionar el carácter cristiano nunca consentirán con el pensamiento de que son sin pecado”.
“Aquellos a quienes el Cielo reconoce como santos son los últimos a proclamar su propia bondad”.
“La verdadera santificación no conducirá a ningún ser humano a pronunciarse a sí mismo santo, sin pe-cado, y perfecto”.
“Nadie que reclame santidad es realmente santo. Aquellos que son registrados como santos en los libros del Cielo, no están concientes del hecho y son los últimos a jactarse de su propia bondad”.
“Imperceptible para ellos mismos, ellos se volvieron uno con el Padre y con el Hijo”.
Debiera observarse que la doctrina calvinista de que el cristiano no puede vivir sin pecar, es en sí misma un alejamiento y una corrupción del calvinismo original. En la más famosa de todas las declaraciones de fe calvinistas, la gran Confesión de Westminster de 1645, encontramos estas palabras:
“Ni tampoco son los usos antes mencionados de la ley contrarios a la gracia del evangelio, sino que dulcemente la acata; la gracia de Cristo subyugando y capacitando la voluntad del hombre para hacer lo que libre y alegremente, juntamente con la voluntad de Dios, revelada en la ley, requiere que sea hecho”.
“Hacer lo que libre y alegremente”. ¡Qué contraste con lo que a menudo escuchamos hoy! Nos acor-damos de la declaración de Ellen White:
“No es que los hombres no puedan guardar la ley, sino que no quieren”.
avatar
LUZ HELENA
Invitado Especial
Invitado Especial

Cantidad de envíos : 302
Gracias : 3461
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 06/11/2009
Localización : Pereira colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Falso Raciocinio de una Falsa Teología

Mensaje por LUZ HELENA el Jue Oct 06, 2011 4:20 am

4.- Nuestra doctrina histórica del santuario y del juicio investigador reemplazada por diversas teorías calvinistas.
Realmente, las diversas teorías calvinistas consisten mayoritariamente de desprecios, burlas y expre-siones de incredulidad. Los calvinistas no están unidos en sus conceptos sobre el santuario. Algunos argumentan de que no existe un santuario literal en el cielo; algunos admiten de que existe un santuario celestial pero argumentan que no posee dos departamentos; otros hacen del propio cielo el santuario, y así por delante. Ya que muchos tratan de desacreditar el principio día por año de la profecía que nos lleva hasta la fecha final de los 2300 años en 1844, sugerimos una pequeña sugestión sobre ese punto.
En Daniel 9:25 encontramos a un ángel diciéndole al profeta:
“Conoce, pues, y entiende que desde que salga la orden para restaurar y reedificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y 62 semanas. La plaza y la muralla se reedificarán en tiempos angustiosos”.
No necesitamos debatir las fechas de estos dos eventos históricos, la reconstrucción de Jerusalén y la aparición del Mesías. Nadie sería lo suficientemente tonto como para negar que ambos eventos ocurrie-ron, y que están separados por varios cientos de años. Pero el ángel fijó el tiempo total entre estos am-bos eventos como siendo 483 días proféticos. Si no permitimos que un día represente un año, sino que contamos estos días como si fuesen días literales, entonces tendremos que creer que el total del tiempo entre ambos eventos fue de aproximadamente de un año y un tercio de año. ¿Podría haber algo más ab-surdo que esto?
De hecho, hay otras objeciones al santuario que rivalizan con esta en lo absurdo, aun cuando no hay es-pacio como para analizarlas aquí. Pero tenga certeza que el santuario es, tal como lo afirmó Uriah Smith, “la ciudadela de nuestra fortaleza”, y ninguna objeción nos hará ponernos a investigar. Ellen White escribió muy bien: “Yo se que la cuestión del santuario permanece en justicia y en verdad, justamente como lo hemos afirmado durante tantos años”.
avatar
LUZ HELENA
Invitado Especial
Invitado Especial

Cantidad de envíos : 302
Gracias : 3461
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 06/11/2009
Localización : Pereira colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Falso Raciocinio de una Falsa Teología

Mensaje por LUZ HELENA el Jue Oct 06, 2011 4:20 am

5.- Nuestra doctrina histórica del Espíritu de Profecía reemplazada por la dependencia del raciocinio humano.
El inapreciable don del Espíritu de Profecía ha conformado y moldeado el gran movimiento del Adven-to. Aun cuando es verdad que en el campo de la teología, es la doctrina del santuario la que nos ha hecho lo que somos, en todos los asuntos de cumplimiento es el Espíritu de Profecía el que nos ha hecho lo que somos. Ha sido la voz del Espíritu Santo, que viene a nosotros a través de la mensajera de Dios, la que nos ha hecho nuestras escuelas, nuestros hospitales, nuestras casas publicadoras, la organización de nuestra iglesia, nuestros programas misioneros; en resumen, todos nuestros impresionantes y verdaderos cumplimientos.
Pero a pesar de estas innegables realidades, muchos están ahora listos para arrojar el Espíritu de Profecía por sobre la borda. Ellos creen, sin embargo, que un sincero rechazo abierto del Espíritu de Profecía es más que lo que la mayoría de los miembros de iglesia estarían dispuestos a aceptar ahora mismo, y consecuentemente ellos tienen que ser discretos, pretendiendo creer en el Espíritu de Profecía mientras, de hecho, lo rechazan tanto cuanto les sea posible.
Una parte de su problema es que el Espíritu de Profecía afirma fuertemente como siendo verdad las mismas doctrinas que ellos quieren negar. Intentos de hacerlas aparecer como si los escritos de Ellen White, si es correctamente “interpretado”, apoyarían sus doctrinas calvinistas, han sido embarazosa-mente sin éxito. Un ejemplo reciente es un libro que fue escrito por un profesor de uno de nuestros co-legios que vergonzosamente afirma como siendo su propósito la presentación del verdadero significado de los escritos de Ellen White. Pero el volumen contenía tal cantidad de chocantes falsas interpretacio-nes sobre los hechos, que inmediatamente se creó una controversia cuando fue publicado. El White Es-tate protestó vigorosamente, y fue reconocido por los líderes de la iglesia que la impresión del libro fue un error. Aun cuando muchos sintieron que podría ser recogido o repudiado, fue decidido que “muriese quietamente”. Pero aun se vende en los Centros Adventistas de Libros, esperando engañar a los miem-bros de la iglesia que no sospechan nada, los cuales lo compran y lo leen con la confianza de que no puede haber nada errado en un libro que fue impreso por nuestra casa publicadora.
Mi propia experiencia como un obrero investigador del Espíritu de Profecía, no ha sido animadora y aun ha colocado a mi esposa y a mí bajo sospecha a la vista de algunos líderes de la iglesia. Los miembros de iglesia son a menudo confundidos. Ellos han escuchado acerca de nuestras dos investigaciones, “La Palabra Se Hizo Carne” y “Proclamen Su Poder”, y como resultado frecuentemente nos han convidado a conducir seminarios en sus áreas. Nosotros respondemos esas invitaciones tan a menudo como podemos, pero yo creo que cerca de la mitad de estos seminarios sobre el Espíritu de Profecía tienen que ser conducidos en lugares públicos o en hogares privados, debido a que los pastores locales y/o los líderes de la Asociación no lo permitirán en sus iglesias. Los apelos hechos a las autoridades más altas, no han tenido ningún resultado.
La explicación usual ofrecida para mantener estos seminarios sobre el Espíritu de Profecía fuera de las iglesias, es el miedo que la iglesia pueda ser criticada o aun atacada.
¿Si no es posible presentar una investigación auténtica del Espíritu de Profecía sin atacar la iglesia, qué es lo que esto nos dice a respecto de la iglesia? ¿Se ha vuelto la iglesia tan identificada con el error que las protestas contra el error tengan que ser necesariamente ataques contra ella?
Nosotros rechazamos firmemente esta identificación de la iglesia con el error y el mal, y la identifica-ción de los maldadosos como si fuesen la iglesia. Ellos pueden estar en la iglesia, pero no son la iglesia. Sin embargo, puede ser ayudador el tomar tiempo para reflexionar para poder separar nuestros concep-tos del mensaje, la iglesia, y el liderazgo de la iglesia.
Nuestro mensaje distintivo, nuestra grande y eterna plataforma de la verdad, nunca ha sido encontrada defectuosa y nunca lo será. Cada ataque contra ella, sin ninguna excepción, han sido encontrados como falsas acusaciones, y así será siempre. Nuestro mensaje es verdad, y la verdad permanecerá para siem-pre. Nuestra primera y mayor lealtad es para nuestro Señor y para Su verdad, los cuales son insepara-bles. Tenemos que recordar que Jesús dijo: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”.
Nuestra iglesia es una organización fundada con el propósito de enseñar la verdad. Así el mensaje creó la iglesia. La iglesia no fue la que creó el mensaje. La verdad es el fundamento de la iglesia. La iglesia no es el fundamento del mensaje. Y para mantener a la iglesia hablando con autoridad, aun si abandona el mensaje de la verdad, es un absurdo. Las experiencias del mensaje y de la iglesia pueden ser similares, o pueden ser muy diferentes. La iglesia puede crecer y prosperar, o puede experimentar opresión y persecución, o puede sufrir la pérdida de sus instituciones, o su membresía puede disminuir debido a la apostasía, pero ninguna de estas cosas tiene ningún efecto sobre el mensaje, la verdad.
Si nuestra fe y nuestra lealtad son primeramente para nuestro Señor y para Su verdad, el mensaje, en-tonces nosotros no seremos abrumados por el desánimo debido a las cambiantes suertes de la iglesia. Nunca se nos ha dicho que la iglesia debería estar libre de pruebas, o que se movería sin interrupción de victoria en victoria, hasta que le demos la bienvenida al retorno de nuestro Señor. Al contrario. Hemos sido claramente advertidos que habrá una gran apostasía en nuestra iglesia a medida que nos acerque-mos al tiempo del fin y una gran convulsión, en la medida que aquellos que abrazaron la apostasía fi-nalmente salgan de la iglesia en el gran tiempo del zarandeo.
“Muchas estrellas que hemos admirado por su brillo, se irán entonces a las tinieblas”.
“Muchos se levantarán en nuestros púlpitos con la antorcha de la falsa profecía en sus manos, encendi-das con la infernal tea de Satanás”.
“La luz que se me ha dado ciertamente ha acentuado que muchos han de salir de nosotros, escuchando espíritus engañadores y a doctrinas de demonios… Se levantarán falsos profetas y engañarán a mu-chos”.
Por lo tanto, no debemos ser confundidos ni engañados cuando se levantan protestas contra la obra de los falsos maestros, y gritan de que la iglesia está siendo atacada. Las personas que son descritas en ese lenguaje, como fue usado en la declaración anterior, decididamente no son “la iglesia”.
De acuerdo con la advertencia que Dios nos ha dado a través de Su mensajera escogida, los falsos ma-estros serán “muchos” y las falsas doctrinas, las falsas teorías, y los astutos engaños también son des-critos como siendo “muchos”. Pero en ninguno de estos consejos de advertencias hay una solución di-ferente para nosotros. La solución recomendada es siempre una, solamente una. Tenemos que enfrentar todos los desafíos con nuestras Biblias en nuestras manos, teniendo un entendimiento tan claro de las razones para nuestra fe y estar tan firme en nuestra fe, de manera que podamos reconocer inmediata-mente el error cuando aparezca y enfrentarlo con la Palabra de Dios. Esta solución constituye nuestra única esperanza de sobrevimiento.
Nuestra plataforma de la verdad, algunas veces llamada Adventismo histórico, permanecerá. Aquellos que la abandonen serán fácilmente tomados por el enemigo. Pero aquellos que firmemente se rehúsan a dejar la plataforma por cualquier razón, finalmente serán transportados de la plataforma de la verdad para estar sobre el mar de vidrio, el cual está delante del trono de Dios.
Que Dios pueda garantizar que cada uno de nosotros, a través de Su poder, podamos estar entre esa alegre muchedumbre.
avatar
LUZ HELENA
Invitado Especial
Invitado Especial

Cantidad de envíos : 302
Gracias : 3461
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 06/11/2009
Localización : Pereira colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Falso Raciocinio de una Falsa Teología

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.