Foro Adventista - abc Mujer Adventista
Saludos queridos visitantes, te damos la bienvenida a este foro,abordamos temas que no estan disponibles en otros sitios adventistas pero que consideramos de interes,por ahora tenemos nuestros foros y subforos visibles solo para usuarios registrados, sugerimos registrarte para poder acceder a la informacion y recursos,Dios les guarde

Sed Perfectos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sed Perfectos

Mensaje por HECTOR JAVIER el Dom Oct 02, 2011 3:36 am

Sed Perfectos

“¿Qué podría impedirnos de alcanzar la perfección sino el pensar que ella no es alcanzable?” Alonzo T. Jones, Lecciones de Fe. Dios está esperando perfección, conforme leemos en las Escrituras.

“Sed perfectos así como es perfecto vuestro Padre celestial”. Mat. 5:48.

“Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el cual nos bendijo con todas las bendicio-nes en los lugares celestiales en Cristo, como también nos eligió en Él, antes de la fundación del mundo para que fuésemos santos e irreprensibles delante de Él en amor”. Efe. 1:3-4.

¿Cuál es, entonces, la perfección que Jesús nos ordena obtener? ¿Qué es perfección bíblica? Pre-cisamos definir bien estos términos, llegar al exacto concepto bíblico, para que podamos alcanzar el pretendido objetivo. Probablemente el rechazo a la doctrina bíblica de la perfección esté fundamentada en conceptos errados de lo que es o de lo que no es la perfección. Precisamos saber tanto lo que signifi-ca, como lo que no significa. Una comprensión errada puede desviarnos hacia:

a) Un extremismo inalcanzable: “No seáis demasiadamente justos, ni exageradamente sabio; porque te destruirás a ti mismo”. Ecle. 7:16. Este texto no contradice el deber de ser fieles en las mínimas cosas: “Quien es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho; y quien es injusto en lo poco, también es injusto en lo mucho”. Luc. 16:10. El texto se refiere al perfeccionismo extremista, el cual es dañino y peligroso.
Sería, por ejemplo, alimentar la falsa expectativa de no tener más deseos pecaminosos o pensa-mientos malos, lo que equivale a alimentar la utopía de que sea posible poseer carne santa. O crear la expectativa de que las tendencias al mal serían erradicadas también de nuestra naturaleza pecaminosa. Erradicarlas de nuestro carácter es posible, pero de nuestra naturaleza pecaminosa es una imposibilidad.
O distorsionar una enseñanza bíblica de tal manera que se transforme en un absurdo, ridículo o imposible de ser practicada. Por ejemplo: considerar que, para cumplir la instrucción de Maestro en Mat. 5:39 que dice: “Yo, sin embargo, os digo: no resistáis al perverso, sino a cualquiera que te hiera la mejilla derecha, dale también la otra”, el cristiano debería LITERALMENTE ofrecer el rostro para que el ofensor lo abofetee, lo cual sería ridículo, cuando lo que Jesús está enseñando es que tengamos tal actitud de comprensión y amor perdonador al ofensor, que ni siquiera nos sintamos resentidos por el mal que nos fue hecho.
O que para cumplir Mat. 5:29, que dice: “Si tu ojo derecho te hace tropezar, arráncalo y lánzalo fuera de ti... Y si tu mano derecha te hace tropezar, córtala y lánzala fuera de ti...”, el cristiano debería LITERALMENTE arrancar su ojo, o cortar su mano, lo cual sería un absurdo o un imposible, cuando lo que Jesús está diciendo es ‘negar el yo maldadoso’ que nos incita a la codicia sensual.

b) Para una desilusión: “Apartaos de Mí, los que practicáis la iniquidad”. Mat. 7:23. Iniquidad es sinónimo de transgresión de la ley, de no haber prestado una obediencia perfecta. Se trata de una imper-fección en la obediencia a la ley.

Si el perfeccionismo extremista es, de hecho, dañino, igualmente lo es el imperfeccionismo, la doctrina de la imperfección, que, presuntuosamente, espera que Dios lo reciba en la Patria celestial, aun cuando, aquí continúe transgrediendo la ley, inconsecuentemente. “Continuar cometiendo pecados, y aun así esperar tener parte en la vida eterna, es reiterar las palabras de Lucifer: ‘Es cierto que no morir-éis’. Gen. 3:4. Sergio Linhares. “Nuestra única esperanza de vida eterna, es mantener los apetitos y las pasiones bajo sujeción a la voluntad de Dios”. DTG:122. Ambos, tanto el perfeccionismo extremista como el imperfeccionismo, podrán revelarse desastrosos.
Creer en el imperfeccionismo significa no creer en las promesas, en el poder, de Cristo para libe-rarnos del dominio del pecado, de continuar pecando. “Aquel que no tiene confianza suficiente en Cris-to, para creer que Él puede guardarlo de pecar, no posee la fe que le dará entrada en el reino de Dios”. RH, 10 de Marzo de 1904.

_________________
Cansado de los mismos temas espirituales?
Visita una web con un gran contenido,solo haz click sobre la imagen

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

avatar
HECTOR JAVIER
Webmaster

Cantidad de envíos : 1281
Gracias : 6253
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/02/2009
Edad : 45
Localización : Pereira colombia

Ver perfil de usuario http://bibliadeestudioadventista.es.tl

Volver arriba Ir abajo

Re: Sed Perfectos

Mensaje por HECTOR JAVIER el Dom Oct 02, 2011 3:38 am

Lo que la perfección no es.-


a) No se trata de perfección absoluta. Esta es una característica única, exclusiva de Dios. Todos los seres creados, inclusive los ángeles, están excluidos de esta categoría de perfección.
“He aquí que Dios no confía en sus siervos, y a sus ángeles atribuye imperfecciones”. Job 4:18. “Los ángeles atribuyen honra y gloria a Cristo, pues ni ellos están seguros, a menos que contemplen los sufrimientos del Hijo de Dios. Los ángeles del cielo están protegidos contra la apostasía por medio de la eficacia de la cruz. Sin la cruz, no estarían más seguros contra el mal que lo que estuvieron los ángeles antes de la caída de Satanás. La perfección angelical fracasó en el cielo; la perfección humana fracasó en el Edén, el paraíso de la buenaventura. Todos los que deseen seguridad, en la tierra o en el cielo, deben acudir al Cordero de Dios”. NEV:45; 5CBA:1107.
Jesús dijo: “Y Yo, cuando sea levantado de la tierra, a todos atraeré a Mí”. Juan 12:32. Él se es-taba refiriendo a los propios ángeles buenos que aun mantenían cierto grado de simpatía con Lucifer, pero en la cruz su carácter perverso se revelaría más claramente, al punto de que los ángeles buenos ex-pulsasen a Satanás de sus corazones. Los ángeles buenos también no tenían una perfecta comprensión de todos los aspectos del pecado. Tenían un entendimiento imperfecto.

b) No se trata de perfección de la naturaleza física. Nuestro físico continuará debilitándose, dete-riorándose. Nuestra memoria fallará. Las debilidades físicas, mentales, dolencias, enfermedades conti-nuarán existiendo.

c) No se trata de una mejora o de una erradicación de nuestra naturaleza pecaminosa. Ni en con-vertirla en ‘carne santa’. Ella continuará pecaminosa, como siempre fue, hasta el día de la vuelta de Jesús. No se reformará. No mejorará. No empeorará. Continuará insuflando tendencias y deseos malos constantemente. De ninguna forma hay alguna verdad en la afirmación: “No soy como los demás hom-bres”. Luc. 18:11.
Entonces nunca necesitaré incomodarme con mi reputación, esto es, ‘con lo que van a pensar de mi’. En realidad soy, y seré, mucho peor que la peor exageración o evaluación injusta a mi respecto.
Si alguien ve alguna actitud buena en mi, será apenas una manifestación de Cristo en mi y nunca debido a que mi ego, mi naturaleza humana, hubiese mejorado. ‘Si vosotros que sois malos’...”. Mat. 7:11. Se podrá ver el bien de Cristo en mi, pero nunca mi propio bien, ¡pues inexiste!

d) No se trata de no ser más tentados en la carne. “Los hombres no son salvos por ser enteramente liberados de la carne; sino por recibir el poder para vencer, y dominar sobre todas las malas tendencias y sobre todos los deseos carnales. Los hombres no desenvuelven el carácter, de hecho, nunca podrían hacerlo, por ser liberados del reino de la tentación; sino, por recibir poder, en el campo de la tentación exactamente donde están, para vencer toda tentación. ‘No nos dejes caer en tentación, sino que líbranos del mal, pues tuyo es el reino, el poder y la gloria para siempre. Amén’. Mat. 6:13; Luc. 11:4. Jesús declaró: ‘Yo vencí el mundo’. Juan 16:33. ‘¿Quién es el que vence el mundo sino aquel que cree ser Jesucristo , el Hijo de Dios?’. 1 Juan 5:5. ‘Al vencedor, de ningún modo sufrirá daño de la segunda muerte’. Apoc. 2:11. ‘Al vencedor, y al que guarde hasta el fin Mis obras Yo le daré autoridad sobre las naciones’. Apoc. 2:26.
“Si los hombres debiesen ser salvos por liberarse completamente de la carne tal como ella es, en-tonces Jesús nunca habría necesitado venir al mundo. Si los hombres debiesen ser salvos por ser libera-dos de toda tentación, y colocado en un ambiente exento de tentación, entonces Jesús no necesitaría haber venido al mundo. Pero nunca, por cualquier tipo de liberación como esa, podría el hombre haber desenvuelto el carácter. Por lo tanto, en vez de tratar de salvar a los hombres por librarlos enteramente de la carne, exactamente donde él está, Jesús vino al mundo, y se revistió de CARNE, tal como los hombres se encontraban; y encontró esa carne, TAL COMO ELLA ES, con todas sus tendencias y de-seos; y por el poder divino que trajo por la fe, Él ‘condenó el pecado en la carne’, y de ese modo le trajo a toda la humanidad esa divina fe que le trae el poder divino al hombre para librarlo del poder de la carne y de la ley del pecado, exactamente donde él se encuentra, y darle un asegurado dominio sobre la carne, tal como ella es. Jesús enfrentó todas las tentaciones conocidas a esa carne, y venció cada una de ellas; y por esa victoria trajo victoria a toda alma en el mundo. ¡Alabado sea Su bendito nombre! Toda alma puede tener esa victoria en su plenitud, los que reciben y observan ‘la fe de Jesús’. Apoc. 14:12. Pues ‘esta es la victoria que vence el mundo, nuestra fe’. Alonzo T. Jones, Lecciones de Fe; RH, 18 de Septiembre de 1900.

e) No se trata de alcanzar un punto, más allá del cual no habrá más perfeccionamiento. Ni donde ya no habría más posibilidad de caer, donde estaríamos fuera del alcance de la tentación. Perfección nunca es igualdad con Cristo, porque nosotros venimos de ceder a nuestras tendencias al mal heredadas, y Él nunca cedió a ellas. Nadie, que sea perfecto, sentirá que es perfecto, porque mientras más próximo es-temos de Jesús, más nítidamente veremos siempre más defectos en nosotros y nuestra pecaminosidad y menos estaremos concientes de estar correspondiendo a Sus deseos.

f) No se trata de una realización humana. El hombre esforzándose y alcanzando la perfección. Esta sería la “justicia por las obras”, “justicia propia”, condenada en Rom. 9:31-10:4. En Fil. 3:9 leemos: “... no teniendo como mi justicia la que viene de la ley...”, esto es, la que se espera producir sin citar la Pa-labra, a saber, la que es fruto apenas del esfuerzo humano para cumplir la ley. Si el hombre se apoya en su propia fuerza, con certeza ‘no hay hombre justo sobre la tierra, que haga el bien y que no peque’. Ecle. 7:20; sin embargo, si el esfuerzo humano se une y se combina adecuadamente con la omnipotencia de la Palabra: ‘esta es la victoria que vence el mundo: nuestra fe’. 1 Juan 5:4. El poder infalible de la Palabra, al ser citada en la hora de la tentación, es el fundamento que nos da la garantía de la victoria sobre nuestro ego pecaminoso.
“Todas las formas de ‘salvación por las obras’, sea salvación por el estudio de la Biblia, salvación por la oración, o salvación por hablar en lenguas, son una negación de la salvación por la gracia me-diante la fe en el Salvador Jesucristo vivo”. Alonzo T. Jones, Lecciones de Fe.
No se trata, por lo tanto, de formar un carácter semejante al de Cristo, y si, que Él nos transmita Su propio carácter. “Siendo eso así, entonces abandonemos para siempre toda idea de que la perfección es algo que debemos lograr por nosotros mismos. Dios la espera, e hizo provisiones para eso. Para eso es que fuimos creados. El único objetivo de nuestra existencia es ser exactamente eso, perfecto con la perfección de Dios, Su carácter. No debemos tener un carácter semejante al de Él; Su carácter en si de-be ser el nuestro. Y esa solamente es la perfección cristiana”. Alonzo T. Jones, Lecciones de Fe.

_________________
Cansado de los mismos temas espirituales?
Visita una web con un gran contenido,solo haz click sobre la imagen

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

avatar
HECTOR JAVIER
Webmaster

Cantidad de envíos : 1281
Gracias : 6253
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/02/2009
Edad : 45
Localización : Pereira colombia

Ver perfil de usuario http://bibliadeestudioadventista.es.tl

Volver arriba Ir abajo

Re: Sed Perfectos

Mensaje por HECTOR JAVIER el Dom Oct 02, 2011 3:40 am

Qué es la perfección.-

a) Cuando aceptamos a Jesús como Salvador personal, Dios Padre nos acredita el carácter perfecto, la obediencia perfecta de Su Hijo. En este sentido, “estáis perfectos en Él”. Col. 2:10. Y todo aquel que, después de haber aceptado a Jesús, mantiene su conciencia limpia, por haberle pedido perdón de sus pecados, continúa siendo perfecto ‘en Él’. ¿Amén?

b) Perfección es la maduración del carácter cristiano; es el resultado de la obediencia a Cristo por la fe; es el resultado final de la justicia de Cristo por la fe. En Apoc. 14:15, se relata que ‘ya la mies de la tie-rra maduró’, está lista para la cosecha, esto es, finalmente el pueblo de Dios, los cristianos, estarán re-flejando perfectamente el carácter de Jesús. “La maduración del grano representa la terminación del trabajo de la gracia de Dios en el alma. Por el poder del Espíritu Santo debe la imagen moral de Dios ser perfeccionada en el carácter. Debemos ser completamente transformados a semejanza de Cristo”. TM:515.
Se entiende impecabilidad como un carácter sin pecado y eso es posible siempre que escojamos no pecar. Un cristiano maduro es aquel que ya no escoge más pecar, independientemente de la circuns-tancia en que se encuentre. Siempre opta por no rebelarse, pues ‘no vivo más yo, sino que Cristo vive en mi’”. Gal. 2:20.

c) Perfección es ‘salir de Babilonia’. Apoc. 18:4. “Ahora volvamos al estudio de lo que significa salir de Babilonia. Todos saben ahora que salir de Babilonia es salir del mundo y separarse de Babilonia es separarse del mundo... Pero el hombre, que está ligado a sí mismo, está ligado al mundo, y el mundo es Babilonia. Ustedes se separaron del pecado, se separaron de este mundo, para estar fuera de Babilonia. ‘Teniendo forma de piedad, negando, sin embargo, su poder’ (2 Tim. 3:5) es simplemente otra expresión que describe Babilonia y su condición en los últimos días. Siendo así, si yo... tengo la forma de piedad sin el poder, pertenezco a Babilonia; no importa cómo me llame a mí mismo, soy un babilónico; tengo sobre mí una capa babilónica. Traigo a Babilonia a la iglesia donde quiera que yo vaya... Así, siendo que debo huir de mí mismo, ¿dónde queda Babilonia? ¿Dónde queda el mundo? Totalmente en el yo”. Alonzo T. Jones, Boletín de la Conferencia General, 1895.
Vemos, así, que no basta pertenecer a una denominación, a una iglesia, para salir de Babilonia. Solo se ‘sale de ella’ cuando se obtiene completa victoria sobre el ego, sobre los defectos de carácter y las tentaciones, por la fe en el poder de la Palabra, al citarla. ‘Salid de ella pueblo mío’. Apoc. 18:4.

d) Es una realización de Cristo, no del hombre. No se trata de lo que el hombre puede hacer apenas por su propio esfuerzo, y sí de lo que Dios prometió y realiza en nosotros cuando consentimos y cola-boramos con todo nuestro empeño. Para obtenerse la verdadera victoria sobre nuestro ego, el esfuerzo humano y la omnipotencia divina deben estar combinados. Así como el cloro y el sodio, para producir la sal de cocina.
Él prometió ‘... imprimiré; ... escribiré...”. Jer. 31:31-33; Heb. 8:8-12. ¿Cómo se concretiza este maravilloso hecho? Al citar la Palabra en la hora de la tentación.

e) Perfección es un ideal. Por definición, ideal es un objetivo, del cual podemos aproximarnos más y más, facultando un continuo progreso, contemplando siempre nuestro Modelo divino, pero que siempre estará en una posición inalcanzable, mucho más alto de la posición en que nos encontramos. Pablo lo expresó así: “No que ya la haya alcanzado, o que sea perfecto; pero voy prosiguiendo, para ver si podré alcanzar aquello para lo cual también fui alcanzado por Jesucristo. Hermanos, cuanto a mí, no creo que lo haya alcanzado; pero una cosa hago, y es que, olvidándome de las cosas que atrás quedan, y avan-zando hacia las que están adelante, prosigo para el blanco por el premio de la vocación celestial de Dios en Jesucristo. Por lo que todos los que somos perfectos tengamos este sentimiento”. Fil. 3:12-15.

Conclusión.-
“El corazón del Infinito Amor desea que los que se sienten desprovistos de fuerzas para librarse de los lazos de Satanás; y graciosamente se ofrece para fortalecerlos, a fin de que vivan para Él”. PR:316.
“Cuando en fe nosotros nos apoderamos de Su fuerza, Él cambiará, maravillosamente cambiará, las perspectivas más desesperadas y desanimadoras. Esto Él hará para gloria de Su nombre”. PR:260.
Tenemos así que la perfección bíblica, correctamente entendida, es un motivo, no de abatimiento o de desánimo, sino de efusiva alegría y entusiasmo, ya que no se trata de una obra bajo la responsabi-lidad humana, y sí, por tratarse de que Dios quiere cumplir Su promesa, Su Palabra, si Él puede contar con nuestra colaboración en ese sentido.
Él es fiel y digno. Él es de palabra. Él prometió. Sin la menor sombra de recelo, temor o duda: Él cumplirá. No lo impidamos pues, negándonos a practicar el método que le dio la victoria a Jesús. ¿Amén?
Siempre oímos decir que ‘nadie es perfecto’. Vimos ahora cuál es la perfección que Dios está es-perando de cada uno de nosotros. ¿Cuál es nuestra chance de alcanzar la expectativa del Cielo? ¿Es un objetivo posible para nosotros, seres humanos pecaminosos? Vea el capítulo 22.

Extraído del libro “Cómo Ser Feliz”, de Olvide Zanella. Brasil. 2004. Capítulo 21.

_________________
Cansado de los mismos temas espirituales?
Visita una web con un gran contenido,solo haz click sobre la imagen

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

avatar
HECTOR JAVIER
Webmaster

Cantidad de envíos : 1281
Gracias : 6253
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/02/2009
Edad : 45
Localización : Pereira colombia

Ver perfil de usuario http://bibliadeestudioadventista.es.tl

Volver arriba Ir abajo

Re: Sed Perfectos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.